Sobre las Buenas Ideas

Tener una buena idea: si en el Lejano Oeste personas y más personas lo sacrificaban todo en busca de oro, hoy en día son millones los emprendedores que lo apuestan todo por una idea.

Creatividad, Disrupción, Originalidad… siempre le damos vueltas a cómo tener ideas o a cómo llevarlas a cabo: historías de éxito basadas en rutinas exigentes, renuncia y sacrificio.

Pero ¿Todas las ideas valen lo mismo? ¿Qué papel juegan en este proceso las buenas intenciones?

Buenas ideas y buenas intenciones

A finales del siglo XIX empezó una batalla por la invención del aeroplano. Langley y los hermanos Wright pusieron todo su empeño en lograr el éxito en su empresa, pero ambos tomaron caminos distintos y por motivaciones diferentes.

Mientras que Langley, científico de prestigio, contó con ayudas del Gobierno americano y un equipo de expertos ingenieros y pilotos, los hermanos Wright consiguieron ganar la batalla tan sólo con el beneficio que aportaba su tienda de bicicletas.

La diferencia entre ambos es que mientras que Langley quería ser el primero por prestigio profesional, los hermanos Wright estaban movidos por un sueño. Querían cambiar el mundo, soñaban con la idea de poder volar y contribuir a la sociedad.

(Borja Vilaseca nos amplía esta y más historias de lo más interesantes en su libro “Qué harías si no tuvieras miedo”)

Y es que hubo un tiempo en el que algunos científicos y emprendedores creían que tener éxito consistía en que tu proyecto puediera hacer del mundo un lugar mejor.

Artículos relacionados

WaterGen: Creando Agua del Aire

Pese a que para nosotros es normal disponer de agua potable, en muchos lugares del mundo el agua sigue considerándose un bien escaso.

Conoce a la startup que va a cambiar esto para siempre.

Puede que estemos perdido la fe en la humanidad; que como sociedad ya no aspiremos a mejorar. Simplemente nos conformamos con sobrevivir lo mejor que podamos, y mientras podamos; en lo que se diga de nosotros en las redes sociales, y que todo valga.

Así se explicarían tantos casos de corrupción en el mundo, que ya no existan políticos con verdadera vocación ciudadana, y que las empresas actúen de buena fe no por vocación sino como un elemento de marketing más.

Vivimos en una sociedad en la que el mérito de una hazaña se valora en dólares, y no en bienestar, pero me niego a que olvidemos las hazañas de aquellos que un día intentaron cambiar el mundo. Estoy seguro de que todavía hay muchos hermanos Wright que se servirán de las nuevas tecnologías para cambiar el mundo y hacernos volar de nuevo.

Muchos seguimos confiando en que la sociedad volverá a despertar, a perseguir sus sueños y entre todos haremos del mundo un lugar mejor.

¡Que tengas un buen día y si te ha gustado compártelo!

Sobre las Buenas y Malas Ideas

Un comentario sobre “Sobre las Buenas Ideas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s