Es posible Cambiar el Mundo: Consumiendo

Cuando consumimos estamos mandándole un mensaje a las empresas sobre qué es lo que queremos que produzcan, pero también sobre cómo queremos que lo hagan.

Cuidar del medio ambiente y limpiar nuestro planeta es una prioridad para muchos de nosotros, pero también lo es que las empresas den un trato justo a los trabajadores, que guarden una cierta ética o que, en definitiva, participen de mejorar la sociedad y el mundo en el que vivimos.

Pero, ¿Qué podemos hacer para cambiar el modo de operar de las empresas? Sean cuales sean tus valores, tienes la opción de promoverlos, defenderlos y de ser fiel a ellos: comprando (y dejando de comprar).

Fotografía compra responsable de Polina Tankilevitch en Pexels

Consumir para cambiar el mundo

Existen organizaciones que han entendido esta nueva realidad a la perfección. Un ejemplo es el caso de Parley for the Oceans que colabora con Adidas con el propósito de servirse de la economía para limpiar los mares y océanos de plásticos.

Consumir de forma responsable es la mejor forma de cambiar el mundo. Si realmente queremos cuidar del planeta, cada vez que escojamos un producto, igual que valoramos su utilidad, calidad y atractivo, hemos de plantearnos si el proceso de producción hace del mundo un lugar mejor.

Si reflexionáramos sobre el efecto que tiene un producto o servicio y nos decantáramos por aquellos que más beneficio aportan al planeta y a la sociedad, acabaríamos forzando a las empresas a priorizar la ética sobre otros aspectos.

Por otro lado ¿Qué derecho tendríamos a quejarnos o a demandar un mundo mejor si cuando en el momento de la decisión final nos tapamos los ojos y adquirimos aquellos productos más baratos o menos éticos?

¿Es suficiente con que yo cambie?

Pensarás que una sola persona no puede cambiar el mundo; que por mucho que tu cambies tus hábitos de consumo si no lo hacen los demás, las empresas seguirán priorizando otros aspectos por delante del cuidado del medio ambiente, del trato que estas empresas tienen con sus trabajadores, o cualquier otra realidad que consideres digna de cambio.

¿Verdad que votamos cada cuatro años con la esperanza de un mundo mejor? Si valoramos un voto cada 4 años, ¿Por qué menospreciar la capacidad de influir en las empresas cada vez que consumimos o dejamos de consumir un producto o servicio? Muchos pequeños esfuerzos pueden convertirse en un gran cambio.

Comprar en Internet de cottonbro en Pexels

No obstante lo esencial es concienciarse, intentarlo y tener presente esa capacidad de cambio que tenemos en nuestras manos cada vez que adquirimos un producto o servicio.

Si queremos un mundo mejor sólo tenemos que mandar un mensaje claro cada vez que consumamos, mantenernos firmes, perseverar y ser fieles a nuestras creencias y valores. Un mundo mejor es posible: consumiendo (bien).

Vota por Cambiar el mundo.

Sigue Leyendo:

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

SUSCRIBIRSE

Es posible cambiar el mundo: Consumiendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s