Activistas de Wall Street

Durante las últimas semanas hemos visto como ciertos “activistas” se han revelado contra Wall Street izando la bandera de la revolución contra las grandes multinacionales que dominan el panorama económico mundial.

Cada vez que la economía mundial se tambalea, el pueblo se intenta revelar contra las élites para cambiar el mundo.

Wall Street siempre ha estado en entredicho, y a lo largo de la historia ha habido más manifestaciones y protestas contra ellos, pero nunca antes se había logrado tener una influencia suficiente como para incomodar a los grandes fondos de inversión.

Activismo desde la Crisis del 2008

Sin tampoco irnos demasiado atrás en el tiempo, nos econtramos como en 2011 surgió el movimiento Occupy Wall Street, que a pesar de haber tenido cierta visibilidad en los medios, no acabo por tener un impacto definitivo en la sociedad y mucho menos en la economía.

Después de que la economía mundial colapsara en el año 2008 como consecuencia de la burbuja inmobiliaria, surgió en Estados Unidos un movimiento de protestantes que pretendían ocupar Wall Street. Poco a poco este movimiento se fue haciendo más grande llegando a países de todo el mundo. Por ejemplo en España se les conoció como “Los Indignados del 15-M”.

Sin embargo lo que parecía el inicio de una revolución destinada a cambiar el panorama económico mundial terminó diluyéndose hasta acabar en un movimiento de protesta desorganizado, sin un mensaje claro, ni un objetivo definido.

Quedo reducido a un “mecanismo de fuga” a tanta frustración y sufrimiento estéril.

Nace el Bitcoin: la divisa digital del pueblo

De los inicios de Bitcoin no sabemos muchas más allá de que su creador se hizo llamar Shatoshi Nakamoto. Este proyecto empezó a andar en 2008 con el propósito de convertirse en una alternativa al dinero que imprimen los gobiernos de todo el mundo e independiente de cualquier institución: el poder estaba en el usuario.

Poco a poco este proyecto ha ido cogiendo fuerza, hasta el punto en que en la actualidad todos hemos oído hablar de esta moneda digital. Incluso las entidades financieras a las que pretendía desafiar se están sintiendo verdaderamente amenazadas (o eso dicen).

Sin embargo la esencia de Bitcoin ha mutado. Mientras se proclaman las bondades del Bitcoin para hacernos más libres, particulares e instituciones acuden a él para especular bajo promesas de riquezas ilimitadas, y no con ese espíritu revolucionario con el que nació.

Pese a que muchos comparan al Bitcoin con el oro, es difícil pensar que esta criptomoneda acabar siendo el mecanismo de pagos global que una vez aspiró ser.

Activistas de Wall Street foto obtenida en Pexels

Nassim Taleb, conocido por su teoría del Cisne Negro y uno de los grandes defensores del Bitcoin, anunció recientemente que ya no confía en esta criptomoneda, y que se está deshaciendo del capital invertido en Bitcoin.

¿Por qué? Por lo que venimos diciendo. Al haber tantas personas especulando en busca de beneficios, la volatilidad que tiene hace que sea una utopía considerar que pueda ponérsele precio a las cosas en Bitcoins. Conclusión: es imposible que pueda utilizarse como medio de pago.

¿Revolución definitiva desde Reddit?

Y llegamos a la actualidad. Ya han pasado unos días desde que Reddit y GameStop ocuparan los periódicos y noticiarios de todo el mundo. Según podía leerse, inversores particulares habían logrado poner en jaque a Wall Street. ¿Es eso cierto?

Parcialmente. Empecemos por lo que es cierto. Sí, usuarios organizados se coordinaron para la compra de acciones que no tenían buenas cotizaciones haciendo subir su valoración como la espuma.

Algunos fondos de inversión que habían apostado en contra de estas compañías de baja cotización perdieron mucho dinero al ver cómo el precio de estas acciones se disparaba.

Parecería que el activismo contra Wall Street finalmente ha dado sus frutos, y el sistema económico mundial ha sentido los efectos del ataque.

Pero ¿Es oro todo lo que reluce? Lamentablemente no.

Aquellos promotores de la compra masiva dirigida de acciones, seguro que compraron acciones antes de lanzar el mensaje, y también pondría la mano en el fuego de que hicieron lo opuesto una vez el precio de las acciones alcanzó un precio objetivo.

¿Qué significa eso? Que de nuevo se está utilizando el activismo para “engañar” a pequeños inversores bienintencionados o codiciosos de dinero fácil, para obtener grandes beneficios a su costa.

Muchos inversores aficionados se lanzaron a la compra de acciones de GameStop, y más tarde de otros valores con un precio inflado. Los que compraron acciones de GameStop cuando el caso salió en los medios a 400$, ahora han visto cómo el valor de cada acción es de tan solo 50$, y presumiblemente seguirá cayendo.

La comercialización del activismo

Como toda revolución que bien empieza al final acaba corrompiéndose, y utilizándose para el beneficio propio. Los líderes revolucionarios (como ha sucedido siempre a lo largo de la historia) acaban haciendo suya la revolución y saliendo beneficiados a costa de los sueños rotos de muchas personas bienintencionadas movidas por el idealismo.

Sería sencillo continuar pasándonos a la política, pero existe cierto riesgo de perder el foco de lo que ha sucedido (y está sucediendo) en Wall Street.

Es por eso que usaremos como cabeza de turco a Elon Musk. Desde que Reddit se dedicara a influir en el mercado moviendo a usuarios en una dirección, el fundador de Tesla ha empezado a hacer lo mismo.

Sabiendo de la capacidad de influencia que tiene en Twitter, ha estado guiando a sus seguidores a invertir en ciertas criptomonedas o acciones. ¿Por qué? Sencillamente para obtener crédito de estas acciones o criptomonedas inflando su valoración.

Todas esas iniciativas que surgieron y las que están surgiendo y alimentando los sueños de muchas personas no van a cambiar nada. Solamente son un medio por el cual se nos invita a soñar despiertos y mediante el cual algunos (incluso aquellos que componen Wall Street) se enriquecerán a costa de otros, que perderán mucho dinero en el proceso.

En definitiva este nuevo activismo de Wall Street no es mas que un uso comercial del concepto de revolución, y tiene toda la pinta de estar en proceso de cambiar las cosas sí, pero a peor.

¿Próspero? Año 2021

El agua en la bolsa de valores ¿Es peligroso especular con el precio del agua?

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

¿Activismo en Wall Street, o engaño colectivo?

Humanidades y ciencias sociales: Profesión de Futuro

Cuando nos planteamos como será el mundo laboral en los proximos años lo primero que nos viene a la cabeza es inteligencia artificial, robotica, programación y otras muchas tecnologías de vanguardia que ofrecen un sinfín de posibilidades. Nadie habla de ciencias sociales o humanidades.

¿No hay lugar para las humanidades en el nuevo mundo?

Basta leer las noticias, o simplemente reflexionar levemente sobre los avances tecnológicos que están apareciendo en los últimos años para darnos cuenta de que la ciencia y la tecnología van a tener un protagonismo destacado en el futuro próximo.

Sin embargo y llevándole la contraria a esta nueva tendencia a los extremos, creo que las humanidades y las ciencias sociales seguirán teniendo un papel muy importante en la sociedad, o al menos así debería ser. La ciencia y la tecnología no van a acabar con las humanidades.

Cada revolución tecnológica ha sido siempre augurio de prosperidad. Un instrumento para el desarrollo de la humanidad que nos permite mejorar la capacidad de trabajo, y seguro mejorará la calidad de vida de las personas y alargará la esperanza de vida.

Sin embargo si nos olvidamos de que esta tecnología debe estar al servicio de las personas posiblemente avanzaremos hacia una sociedad deshumanizada dónde la ética y la moral sean sustituidas por el ego insaciable de la potencialidad de la ciencia.

¿Poder hacerlo significa tener que hacerlo?

En esta etapa de gran desarrollo tecnológico necesitamos más que nunca de filósofos, antropologos, legisladores, políticos (de los de verdad) y pensadores de todo tipo que reflexionen sobre hacia dónde debería avanzar la sociedad.

La tecnología puede usarse para lo mejor y para lo peor. Véase el uso que se le puede dar a la energía nuclear: capaz de alumbrar ciudades enteras o devastarlas.

Humanidades y ciencias sociales: Profesión de Futuro Photo by Peechie247 from Pexels

La sociedad del futuro necesita de pensadores que inspiren a la sociedad y la conduzcan hacia buen puerto. La ética y la moral (asociadas erróneamente en exclusiva a la religión) deben tomar un papel protagonista y despertar el debate en la sociedad. Un debate diverso y abierto a todo tipo de planteamientos científicos, filosóficos, políticos, espirituales…

Un diálogo inclusivo donde todas las voces sean escuchadas para que el futuro sea mejor, de todos y para todos.

¿Próspero? Año 2021

El agua en la bolsa de valores ¿Es peligroso especular con el precio del agua?

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Humanidades y ciencias sociales: Profesión de Futuro

¿Afectará el Brexit al Teletrabajo?

El 1 de enero de 2021 el Brexit se hizo realidad. Después muchas vueltas a un acuerdo que parecía imposible, finalmente Reino Unido y la Unión Europea seguirán caminos diferentes: se termina la libre circulación de personas.

Trabajadores poco cualificados, del sector servicios o que, en definitiva, tengan la necesidad de tener una presencia física en su puesto de trabajo se enfrentan a la incertidumbre de este nuevo escenario pero ¿Qué pasará con los trabajadores cualificados que tengan la opción de teletrabajar?

Teletrabajo para un “nuevo” Reino Unido

Además de la entrada de productos alimentarios procedentes de terceros países, uno de los principales recursos que ha importado Reino Unido hasta la fecha es mano de obra: personas dispuestas a mudarse a las Islas Británicas para trabajar en busca de unas mejores condiciones laborales.

Con el Brexit todo cambia para los europeos. Reino Unido ya no es un país tan interesante al que mudarse para vivir y trabajar.

Burocracia para entrar y permanecer en el país, y sobre todo un sentimiento de falta de pertenencia pueden llevar a los trabajadores cualificados a tomar otros caminos y romper también con Reino Unido; o no.

Un Brexit sin fronteras

Ya hemos hablado anteriormente del mundo al que nos dirigimos como consecuencia del teletrabajo: un mundo en el que puedes trabajar para una empresa desde cualquier lugar del mundo, y en el que ya no hace falta mudarse a un país por motivos profesionales.

Buen ejemplo de ello es Fiverr, una plataforma con la que puedes contratar a un freelance que te ayude con tus proyectos o casi cualquier cosa que necesites rápidamente y sin burocracia alguna.

Mano de obra cualificada al instante y sin fronteras

¿Qué sentido tendrá entonces a futuro dejar a tu hogar, tu familia, y tu vida si puedes obtener los beneficios de trabajar para una empresa extranjera desde tu país natal?

Sin duda el Brexit hará que algunos trabajadores sigan con su trabajo desde su país de origen, y que otros sean contratados sin tan si quiera pisar nunca Reino Unido.

¿En qué medida? Solo el tiempo lo dirá.

Consecuencias para Reino Unido de un teletrabajo masivo

Como siempre, existe una parte positiva y otra no tanto. La positiva sería que los costes de mano de obra se reducirán para las empresas de Reino Unido; poder contratar a personas de terceros países con unos costes de vida más bajos, reducirá notablemente el gasto en personal de las empresas.

Aunque esto solo será temporalmente, hasta que la mano de obra cualificada de todo el mundo esté empleada y ya no existan diferencias tan notables entre uno y otro país en materia salarial por la ley de la oferta y la demanda.

Por otro lado que las empresas de Reino Unido se decidan a contratar a trabajadores de terceros países, o permitan teletrabajar a sus trabajadores no nativos desde su país de origen provocará que estos consuman, inviertan y desarrollen sus vidas fuera de Reino Unido.

El teletrabajo está retando al mundo que conocemos y Reino Unido es el candidato ideal para ser campo de pruebas de este nuevo mundo laboral que la tecnología y el teletrabajo están definiendo.

Habrá que ver si las empresas de Reino Unido apuestan por contratar a trabajadores en su país de origen, si los que residían en Reino Unido empiezan a trabajar desde su lugar de nacimiento, y cómo todo esto afectara a Reino Unido y al mundo entero.

¿Próspero? Año 2021

El agua en la bolsa de valores ¿Es peligroso especular con el precio del agua?

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

¿Afectará el Brexit al Teletrabajo?

¿Próspero? Año 2021

Deseamos que 2021 sea un año próspero para todos. Ya no quedo mucho más que añadir respecto de 2020: un año para olvidar. O para no olvidar y tener muy presentes las lecciones que nos ha dejado de cara a los retos que, seguro, nos deparará el futuro.

Han sido muchas las dificultades durante este año. De diversa naturaleza y profundidad. Cada uno ha sufrido esta situación a su manera. Una situación que nos ha hecho desear que llegara el final de este año como si, por arte de magia, 2021 fuera a traernos la solución a todos nuestros problemas.

Durante todo el año, y sobre todo en estas últimas fechas, no han cesado los anuncios optimistas y esperanzadores, los titulares sensacionalistas y una falsa normalidad vestida de prosperidad y buenas intenciones.

Lo más sencillo hoy sería publicar un artículo en la misma linea: lleno de optimismo y alegría.

Pero, ¿Nos espera realmente un próspero año 2021?

Probablemente 2021 no va a hacer que de forma milagrosa la economía se recupere, que el virus desaparezca o que nuestra vida vuelva a ser como era antes tal y cómo nos están diciendo. Es posible que nos espere un nuevo año igual de duro, o incluso más complicado que el anterior. Siendo realistas, 2021 no tiene buen aspecto.

Tenemos unas ganas tremendas de que esto acabe pero no podemos hacer gran cosa para que así sea. Lo que sí esta en nuestras manos es el tomar la decisión de mantenernos firmes y resistir.

Nadie se atreve a escribir sobre la cara más dura de la realidad de cara al 2021, o a decir obviedades que puedan contrariar al lector. Lamento no decir que todo será maravilloso el año que viene, pero mandar un mensaje de optimismo injustificado me parece irresponsable.

Imaginaros al capitán de un barco que en medio de la tempestad decide dejar de luchar contra viento y marea porque espera que el 2021 le traiga bienestar. ¿Dónde acabará ese barco que capitanea? ¿Dónde acabaremos si dejamos de remar contracorriente?

La prosperidad no está exenta de dificultad. Capear el temporal es tan importante como dirigir el barco a buen puerto, o disfrutar del mar cuando haya buen clima.

Vivir es navegar en un mar de claroscuros. De periodos de oscuridad y luz, de buenos y malos momentos.

Durante este año hemos aprendido por la fuerza numerosas lecciones que podremos aplicar el año que viene para resistir y lidiar mejor con la situación, pero no podemos relajarnos o desanimarnos si la tormenta no cesa a principios de año. Hay que seguir navegando.

Así que para este 2021 lo que os deseo es prosperidad si, pero sobre todo que mantengamos el ánimo fuerte a pesar de las dificultades; que no bajemos la guardia ni nos dejemos someter por el temporal, pues no hay tormenta que dure eternamente, y seguro vendrán tiempos mejores.

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

¿Próspero? Año 2021

El agua en la bolsa de valores ¿Es peligroso especular con el precio del agua?

A partir de ahora se especulará en bolsa con el precio del agua. Ante el temor de una escasez futura de este recurso imprescindible para la vida, el agua cotizará en la bolsa del mismo modo que ya lo hacen otras materias primas como el oro, el petróleo o el trigo.

Este es el titular que se repite en varios periódicos alrededor del mundo.

Invertir en agua ¿Ciencia ficción?

¿Fantasía? Es lo que pensaba yo. Fake News o un mal sueño. De hecho ayer me topé con esta sorprendente noticia de madrugada. Me desvelé, leí las noticias más recientes, y me volví a dormir.

Esta mañana tras tomar el café matutino me volvió a la mente y pensé que habría sido un mal sueño derivado de tanta incertidumbre y un mundo tan confuso, ¿Cómo iba a ser posible que se le haya puesto precio al agua y que empiece a cotizar en bolsa?

A pesar de ello, cómo hoy en día ya no hay nada que nos pueda sorprender, decidí coger mi teléfono y buscar información para quedarme tranquilo y allí estaba: Invertir en agua es real desde el lunes.

¿Es tan peligroso como parece que el agua cotice en bolsa?

Lo primero que nos viene a la cabeza son titulares vinculados al cambio climático, la sequía y otro tipo de mensajes catastróficos a los que ya empezamos a acostumbrarnos.

Según las Naciones Unidas es necesaria una intervención urgente para evitar que el agua se convierta en un bien escaso para 3.200 millones de personas, y muchos de nosotros nos veremos obligados a desplazarnos para no sufrir las consecuencias de la sequía.

Sin embargo el hecho de que el agua cotice en la bolsa de California no tendría a priori relación presente con esta escasez de agua futura.

Se trata de un índice que busca racionalizar los precios de las cinco principales cuencas Californianas para no tener que estimar el coste del agua sin una base racional, por lo que no habría de qué preocuparse.

De hecho este índice no conllevará la gestión de agua “física” ni la entrega de ninguna cantidad de agua a un precio determinado. Se trata de un índice financiero.

Aun así ya se habla de que este modelo de gestión de agua podría ser exportado a todo el mundo.

¿Es eso peligroso? Mientras el modelo no requiera la entrega de agua no lo creo, pero si algún día esto cambia y el modelo avanza, podríamos enfrentarnos a serias amenazas.

Una de ellas sería que se estaría incentivando la escasez de agua. Contra más escaso sea un recurso, más deseado o más se necesite, mayor será su precio.

Podríamos ser vulnerables a malas prácticas que redujeran la cantidad de agua disponible para que el precio al que cotiza el agua aumente.

¿Qué pasaría con el precio al que cotiza el agua si “accidentalmente” se vertiera un producto contaminante en el agua de cierto índice?

El agua un bien escaso. Un bien de todos

Tengo que confesar que no me ha gustado nada leer esta noticia. A corto plazo, como ya hemos dicho, se trata de una medida inofensiva por lo que respecta a nosotros. No vamos a notar ninguna diferencia en el precio de nuestra factura de agua, ni se nos va a limitar el suministro de agua.

Es evidente que hace falta un modelo de gestión de agua, y que hay empresas detrás del agua que consumimos en nuestros hogares que hacen posible que podamos disfrutar del agua limpia y saludable.

El agua en la bolsa de valores ¿Es peligroso especular con el precio del agua? Photo by Daria Shevtsova from Pexels

Algunas empresas incluso se dedican a llevar el agua a los rincones donde esta es un bien escaso. Es el caso de WaterGen: la empresa que ha creado una máquina que transforma el aire en agua.

La economía y las empresas llevan mucho tiempo detrás del suministro de agua, y eso no tiene porque ser negativo.No critico esa gestión pública o privada del suministro de agua.

Sin embargo intentar cuantificar el valor del agua me parece el inicio de algo sumamente irresponsable, y más aun ceder la cuantificación de ese valor a terceras personas movidas por un interés meramente especulativo y económico.

El agua se trata de un bien de todos, y propiedad de nadie. Sin un valor económico cuantificable, o sí lo prefieren, con un valor incalculable. Esperemos que así siga siendo mucho tiempo.

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

El agua en la bolsa de valores ¿Es peligroso especular con el precio del agua?

Peligros de la nueva economía: la desaparición del ahorro

Nos espera un futuro incierto. La nueva economía, la economía colaborativa y lo que Lipovetsky llamaba la sociedad del hiperconsumo nos están llevando a una nueva era. Una era de más oscuros que claros, cortoplacista y sustentada sobre débiles cimientos.

Una nueva era donde los consumidores apenas llegamos a final de mes ni pensamos (o podemos pensar) a largo plazo, donde tenemos acceso a numerosos servicios, y a la vez multitud de pequeños pagos a los que hacer frente y que terminan por reducir al mínimo la capacidad de ahorro, y por tanto de acumular riqueza.

Resulta paradójico que esta generación que llaman del futuro esté tan centrada en el presente y el corto plazo.

¿A qué peligros nos enfrentamos?

Cantidad vs Calidad: La economía de lo efímero

Las cosas se hacían para durar. Seguramente habrás oído esta frase. Posiblemente también te sonará eso de la obsolescencia programada.

Ahora ya no hace falta que las cosas se rompan; nos cansamos rápido de todo. Necesitamos consumir y nuestra vida gira en torno a ello.

Un consumo que no es racional sino experiencial e individualizado. Solo importa el placer que produce comprar una camiseta, y no si necesito esa camiseta o no (y si se rompe no pasa nada, otra).

Pero ¿Qué consecuencias tiene para el consumidor la era del low cost?

Si antes comprábamos un abrigo para toda la vida e incluso pasaba de generación en generación, ahora cada año necesitamos uno nuevo.

Esos recursos que podríamos destinar al ahorro o a o la inversión para aumentar nuestro patrimonio o el de nuestra familia se pierden en comprar y volver a comprar lo mismo una y otra vez con el objetivo de recuperar esa sensación de placer que produce la novedad.

Pronto nos cansamos de todo y necesitamos novedad.

Economía colaborativa: Financiación que nunca se acaba

Gracias a la economía colaborativa podremos vivir bajo un techo, pero no seremos propietarios del mismo. Podremos utilizar un vehículo bajo demanda, pero no tendremos coche.

Un modelo que sin duda es positivo y mucho más eficiente en cuanto al uso de recursos materiales a corto plazo, y que podría dar la sensación de estar aportando mayores libertades al individuo.

Sin embargo, ¿supone esto un ahorro para el individuo? Pagar los plazos de un automóvil o de una hipoteca, por muy largo y tedioso que fuera el proceso llevaba implícita la promesa de una propiedad que aumentaba tu patrimonio.

¿Qué nos queda tras años y años de pagar servicios de economía colaborativa?

Posiblemente alquilar un vehículo por uso tenga un coste menor que pagar una cuota mensual para alcanzar su propiedad, sin embargo… ¿Qué nos queda después de acumular trayectos? ¿Nos darán una rueda? ¿Un neumático tal vez? Nada…

Quizás gracias a eso que nos ahorramos por el pago por uso, podremos ahorrar para invertir y acumular riqueza ¿verdad?… ¿O puede que sea para pagar Netflix?

Peligros de la nueva economía: el ahogo de los consumidores

La Era de la suscripción: De Netflix a La Champions

Siguiendo los pasos de la economía colaborativa, han surgido grandes plataformas que te dan acceso a un mar infinito de posibilidades. Ya no alquilamos una película, las alquilamos todas por un módico precio mensual (y además nos ponen anuncios).

HBO, Netflix, Fútbol, iCloud, Amazon, Apps de pago… Y cada vez habrá más y más servicios bajo suscripción.

Servicios que se esconden bajo un pequeño coste mensual pero que a final de mes pueden llegar a representar una parte importante del salario mensual promedio, y que unidos a las típcas facturas de luz, gas, internet y otros suministros merman una vez más nuestra capacidad de ahorro.

Pequeños servicios que nos ofrecen un disfrute inmediato pero un futuro incierto y vacío.

Reducción de los costes laborales: aumento de la competencia

Sobrecualificados, eso dicen. Sin embargo a pesar de ser una de las generaciones a priori más preparadas resulta difícil encontrar empleo.

Mayor competencia y menores oportunidades derivan en que aquel que esté dispuesto a hacer el mismo trabajo por menos dinero terminará por llevarse el gato al agua. Incluso hoy en día es posible para las empresas acceder a trabajadores ubicados en cualquier lugar del mundo.

Puede que dentro de no mucho competir por un puesto de trabajo con alguien igual de capacitado que tu pero que vive en un país con unos costes de vida inferiores. ¿Cómo lo haremos para justificar ese sobrecoste del fruto de nuestro trabajo?

A esto cabe añadir que la robótica va a sustituir a trabajadores de todos los sectores, y que muchos tendremos que redefinir nuestra carrera profesional y desandar el camino recorrido para empezar de cero.

El poder adquisitivo, la capacidad de enriquecerse o de consumir irán descendiendo hasta equipararse a la baja, y como consecuencia el futuro pasará a un segundo plano.

Peligros de la nueva economía, la economía colaborativa y el hiperconsumo

La Era de los Grandes Cambios

Se trata de una época de transición. De grandes cambios. De un nuevo modelo económico floreciendo y sin definir. Con muchos claroscuros y una gran incertidumbre por delante.

Puede que finalmente nos adaptemos a esta nueva forma de vivir, y que una vez se equilibren los salarios a nivel mundial vuelvan a surgir nuevas oportunidades profesionales que ni si quiera podemos alcanzar a imaginar.

También que la economía colaborativa nos haga reaprovechar esas cosas que otros ya no consideran de su agrado y que antes terminaban en un trastero o en una planta de reciclaje.

O que plataformas digitales, los servicios de suscripción y las propiedades compartidas apaciguen nuestras ansias consumistas y volvamos a un modelo económico más eficiente.

Lo que parece evidente es que en el futuro gran parte de nosotros no habremos acumulado un patrimonio suficiente como para sustentarnos en la última etapa de nuestra vida. Que nos va a tocar remar a contracorriente, y sobre todo, que esta generación futurista no puede olvidarse (por dificil que sea) de algo tan importante como el futuro; nuestro futuro.

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

Peligros de la nueva economía: la desaparición del ahorro

El Nuevo Internet del Futuro: Inrupt

Internet lleva con nosotros más 30 años, y cada vez está más presente en nuestras vidas. Sin embargo lo que pensábamos sería el futuro próximo está empezando a verse amenazado por proyectos de conectividad alternativos a internet. ¿Es posible que incluso internet pueda quedar obsoleto en el futuro?

¿Quién está amenazando el futuro de internet?

Curioso, pero quien está amenazando el futuro de internet es su creador: Tim Berners-Lee. Según podemos leer en el periódico El País, al británico le preocupa seriamente como internet pone en peligro la privacidad de los individuos que navegan en la red.

Tim defiende que necesitamos un internet en el que el usuario sea el poseedor de su información, y que no sean las grandes compañías como Google, Facebook o Amazon las que posean nuestros datos privados.

Para ello y junto con otros expertos del sector, Tim Berners-Lee ha decidido fundar la start-up Inrupt que promete ser ese modelo de internet alternativo que cuide más del usuario.

La ciberseguridad y la privacidad son temas que cada vez nos preocupan más a los usuarios de internet, y hasta su propio creador es consciente de ello.

Recientemente él mismo reconocía en la revista Time que internet necesita cambiar. Estamos demasiado expuestos a amenazas externas. Tanto individuos como empresas somos vulnerables en internet a ataques de hackers y personas malintencionadas.

El Nuevo Internet del Futuro: Inrupt

En la actualidad nuestra información está descentralizada. Cada compañía posee parte de nuestros datos, pero no podemos controlar en conjunto esos datos.

Nos ponen el ejemplo de una persona que acude a diferentes hospitales. Cada centro médico dispone de informes en sus servidores sobre nuestra salud, y si cambiamos de centro no tendremos esa información almacenada a nuestro alcance.

Con este nuevo modelo de internet de Inrupt, en el futuro seremos nosotros los que poseamos nuestros datos y podamos compartirlos libremente con quien nosotros queramos y en la cantidad que queramos.

Nuestros datos no se almacenarían en servidores ajenos, sólo en nuestro propio servidor personal. Lo comparan a “tener una caja con llave” donde cada uno guarda su información y la abre cuando le interesa para sacar lo que quiere y ocultar lo que no.

¿Internet del futuro o complemento a internet?

A simple vista el proyecto de Inrupt de Tim Berners-Lee es muy atractivo. ¿A quién no le gustaría tener un absoluto control de su información personal en la red?

No obstante pensar que internet puede ser sustituido a corto plazo por un modelo alternativo es cuanto menos utópico. El mundo gira a una velocidad de vértigo en la actualidad. ¿Quién será el valiente dispuesto a bajarse de un tren a toda velocidad para subirse a otro de destino incierto?

Normalmente los grandes cambios de paradigma se dan por necesidad o por obligación.

Un ejemplo de ello es el coche eléctrico. Seguramente sin las crecientes restricciones a los vehículos de combustión, la movilidad eléctrica estaría mucho más lejos de ser realidad.

Una legislación más estricta hacia las grandes compañías tecnológicas en materia de ciberseguridad y gestión de la información personal podría forzar a adoptar este nuevo modelo de internet, pero de momento no parece tarea sencilla darle este giro a la red.

Habría que ver también como se gestionan las incidencias derivadas del mal uso personal de esa “caja con llave”. Hasta ahora esa llave la tenían otros sí, pero esos otros tienen equipos enteros dedicados a la ciberseguridad. Derivar la responsabilidad en el usuario puede tener, en algunos casos, consecuencias no tan positivas.

Muy probablemente en el futuro avancemos hacia un modelo mixto; donde nuestros datos privados como DNI, cuentas bancarias, historial médico y otra serie de información más sensible sí que sean archivadas en nuestro servidor personal (esa caja con llave), y que para todo lo demás sigamos con el modelo de internet actual.

Habrá que ver si en este nuevo mundo hacia el que estamos avanzando hasta internet queda obsoleto en el futuro, o si solo evoluciona de la mano de Inrupt.

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

El Nuevo Internet del Futuro: Inrupt

El Futuro de Tesla es apostar por la movilidad bajo demanda

El futuro de Tesla podría pasar por convertirse en una compañía de transporte bajo demanda. Solo pagarías a Tesla por el tiempo que utilizas el vehículo.

Pese a que Tesla es el mayor productor de vehículos eléctricos con un 21% de la cuota de mercado, el coche eléctrico sigue siendo minoritario en nuestras carreteras, y la maltrecha economía mundial (Veremos si no empeora todavía más) no va a poner las cosas fáciles para que los particulares nos cambiemos a la movilidad eléctrica.

Y es que bajo mi punto de vista, hay varios aspectos que podrían poner en peligro el modelo de negocio de Tesla y obligarle a reinventarse (al menos parcialmente).

Tesla ya no está solo

A ojos de todos Elon Musk y Tesla están aquí para revolucionar el sector de la automoción y dejar atrás los motores de combustión contaminantes en favor de la electricidad.

Sin embargo a día de hoy hay empresas como Nio, Xpeng y otras tantas, que presentan un proyecto de vehículo eléctrico alternativo al que ofrece Tesla y que amenazan su dominio.

A ellos hay que sumar las empresas tradicionales de automoción que ya está tomando el testigo y pasándose al vehículo eléctrico con cuotas de mercado nada despreciables.

Cada vez son más bocas para menos pastel.

No solo los nuevos fabricantes de vehículos eléctricos amenazan a Tesla. Las ciudades se están transformando para dar cabida a la energía eléctrica si, pero también en forma de patinete eléctrico o de bicicleta: alternativas cada vez más utilizadas y que se están convirtiendo en sustitutivos del coche.

XIAOMI Mi Electric Scooter


Auge del Teletrabajo

Desde que empezó la pandemia el teletrabajo se ha instaurado en muchos paises alrededor del mundo, y eso tiene consecuencias beneficiosas para el medio ambiente: reducir los desplazamientos al trabajo implica menos coches y sobre todo menos atascos.

Pero lo que para el medio ambiente son buenas noticias, no lo son tanto para los fabricantes de coches ya que si se reduce la necesidad de usar el coche se venderán menos o se buscarán alternativas más económicas: mucha gente optará por el transporte público, o como ya mencionamos anteriormente, por el patinete o la bicicleta eléctrica.

Las nuevas gigafactorías de Tesla

Tesla está invirtiendo grandes cantidades de dinero en crear gigafactorías con una capacidad de producción salvaje pero, ¿Realmente será tan alta la demanda de vehículos Tesla a corto plazo? ¿Es tal la cantidad de gente que apostará por comprarse un vehículo eléctrico en los próximos años?

Desde luego habrá que verlo. La gente que reside en poblaciones rurales carece de la infraestructura necesaria para su uso mientras que los que residen en grandes ciudades cada vez tienen más alternativas al vehículo de cuatro ruedas.

Incluso, como consecuencia del teletrabajo, la necesidad de desplazarse es cada vez menor.

¿Y si Tesla decidiera disponer de sus propios vehículos para ofrecer un servicio de movilidad bajo demanda alineado con los principios de la economía colaborativa?

El Futuro de Tesla es apostar por la movilidad bajo demanda, fotografía obtenida en Canva

La oportunidad: Economía Colaborativa

Hace un par de décadas era extraño compartir vehículo como se hace ahora con BlablaCar, y nadie hubiera pensado en realquilar su vivienda como nos permite hacer AirBnb.

Sin embargo el mundo está cambiando. Cada vez surgen más alternativas que economizan el uso de recursos naturales, y que facilitan el uso de bienes compartidos que antes eran de uso unipersonal.

Puede que un primer paso hacía la movilidad sostenible del vehículo eléctrico sea apostar por la economía colaborativa: una red de vehículos Tesla coordinados capaces de llevarte a cualquier lugar como nunca antes hubieras imaginado.

La ventaja competitiva: Conducción Autónoma

Imagina coger tu móvil, abrir una app con el logotipo de Tesla y escoger la hora a la que quieres que uno de sus vehículos se desplace en modo autónomo hasta la puerta de tu casa para llevarte a tu destino.

Que una vez dentro no necesites conducir. Sólo sentarte y leer, ver una película, conversar en familia o con tus amigos; o hasta echarte una siesta. Puede que incluso teletrabajes y dediques ese tiempo de desplazamiento hasta la oficina que antes desperdiciabas cada mañana para contestar emails o avanzar en esa presentación que tienes la semana que viene.

Ya no necesitas seguro, ni parking, ni mantenimiento. Tampoco haría falta que des vueltas y vueltas para poder estacionar tu coche, y solo pagarías por el uso que le vayas a dar.

Si algo diferencia a Tesla del resto de fabricantes de vehículos eléctricos no es tanto la fuente de energia utilizada sino la tecnología de movilidad autónoma.

Imagina que vives en Barcelona. Solicitas un “servicio Tesla” y eliges París como destino. Sales a las 10 de la noche y ves una película como lo harías en casa. Cuando termina te vas a dormir, y despiertas frente a la Catedral de Notre Dame, o en la puerta del Hotel donde pasarás el fin de semana. ¿Cuantos vuelos podríamos ahorrarnos?

Las posibilidades son infinitas.

Entonces ¿Por qué no poner en funcionamiento un nuevo modelo de negocio en el que utilices tu vehículo bajo demanda aprovechando las bondades de la economía colaborativa y de la movilidad autónoma?

Tesla y la movilidad sostenible

Quién sabe lo que Tesla será en el futuro. Puede que todo esto solo sea un cúmulo de buenas intenciones, o fruto de mi deseo personal; o puede que se trate de una alternativa real sobre el mundo del mañana.

Sin duda sería un modelo más eficiente, capaz de desvancar el modelo de uso tradicional de los vehículos, y de poner en jaque a todos sus competidores.

Mucha gente seguirá optando por disponer de su vehículo personal, pero muchos otros optaríamos por este modelo alternativo más eficiente y beneficioso para la economía y el planeta.

¿Ves posible que Tesla acabe convirtiéndose también en una empresa de movilidad bajo demanda?

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

El Futuro de Tesla es apostar por la movilidad bajo demanda

¿Cansancio delante del ordenador?

Pasar horas y horas delante del ordenador sin descanso provoca que acabemos fatigados. Ese cansancio nos hace menos productivos y puede tener efectos adversos a largo plazo por lo que hemos de intentar evitar por todos los medios llegar a la extenuación.

Vivimos en una sociedad hiperconectada. Hemos llegado a un punto en el que cualquier gestión, trámite o tarea puede (o debe) realizarse a través de la pantalla de nuestro ordenador.

De hecho ahora, con la instauración del teletrabajo, las horas que pasamos delante de nuestro portátil van en aumento y todo apunta a que cada vez pasaremos más y más horas conectados mediante nuestros ordenadores y smartphones al mundo digital.

¿Cansancio delante del ordenador? Fotografía obtenida en Canva

Cómo evitar el cansancio cuando pasamos muchas horas delante del ordenador

Si queremos evitar que el estrés y el agotamiento se apoderen de nosotros y acaben con nuestra vida profesional (y personal) hemos de llevar a cabo tareas preventivas que nos mantengan enérgicos y con la mente clara.

Un entorno de trabajo adecuado

En muchos casos el teletrabajo nos ha pillado desprevenidos, y a pesar de que posiblemente dispusiéramos de un ordenador en nuestro hogar, el espacio habilitado para el mismo no estaba pensado para pasar largas jornadas laborales delante de la pantalla.

Siempre que sea posible hemos de trabajar en un espacio bien iluminado, libre de interrupciones y ruidos, y sobre todo cuidar la ergonomía: una mala postura repetidamente durante días acabará por producirnos dolores de espalda, de cabeza e incluso tengamos que dejar de trabajar (y también de disfrutar de nuestro tiemplo libre).

Una de las cosas más eficaces que podemos hacer para evitar ese cansancio y las malas posturas es utilizar un elevador de escritorio para intercalar periodos de trabajo sentados con otros de trabajo de pie.

Interrumpir nuestro trabajo para hacer pausas

Cuando trabajamos desde casa podemos sentirnos tentados de realizar nuestro trabajo de manera intensiva y continuada sin descanso, con la esperanza de terminar antes y disponer de más tiempo para nosotros.

Sin embargo si nos agotamos, ni avanzaremos al mismo ritmo, ni nos quedará energía para disfrutar del resto del día.

Es por eso que realizar tareas que interrumpan nuestra jornada laboral nos ayudará a ser más productivos y a, paradójicamente, terminar antes con nuestro trabajo.

Parece contradictorio pero no hay nada más efectivo contra la fatiga cuando hemos de pasar largas horas delante del ordenador que realizar ejercicio físico. Detén tu trabajo para hacer deporte desde la comodidad del hogar y notarás la diferencia.

Disponer de accesorios para hacer ejercicio en casa cuando teletrabajamos nos ayudará a cumplir con nuestras rutinas deportivas, a desconectar, a estirar nuestras articulaciones y a desestresarnos.

Existen opciones muy económicas y que apenas ocuparán el espacio en nuestro armario.

Tomar conciencia de uno mismo

Cuando trabajamos nos olvidamos de pensar en cómo estamos. Cuando nuestra concentración es máxima no sentimos hambre hasta que estamos hambrientos, no sentimos sed hasta que estamos sedientos, y lo mismo sucede con el cansancio.

Hasta que no estamos exhaustos no descansamos, lo que provoca picos en nuestra productividad y que seguramente estemos sometiéndonos a un trabajo excesivo que a largo plazo acabará por pasarnos factura.

Para evitar la fatiga digital hay que mantener unos horarios estrictos y realistas y ser fiel a ellos. La rutina sigue siendo muy importante cuando trabajamos desde casa.

Para trabajar hay que descansar.

Pequeñas pausas, mantenerse hidratado, y unos buenos hábitos de alimentación son la clave para que la fatiga no se apodere de nosotros.

Trabajar desde casa sin descanso acabará por tener efectos adversos en nuestra vida profesional y personal. No dejemos que el teletrabajo se apodere de nosotros, y hagamos de él nuestro mejor aliado.

¿Iphone 12 o 12 veces Iphone? Apple y su cambio de rumbo

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Parley for the Oceans, sacando el plástico de los mares y poniéndolo en tus pies

¿Cansancio delante del ordenador?

Teletrabajar para parar la segunda ola: contra antes mejor

Muchas empresas siguen siendo reticentes a aplicar políticas de teletrabajo. Por algún motivo que me cuesta entender, el presencialismo sigue premiándose por encima de la calidad del trabajo realizado, y las compañías siguen tapándose los ojos ante la pandemia.

Como ya sucediera anteriormente (y como suele suceder en nuestro país) se esperará al último momento, cuando el trabajar desde casa ya no sea una opción sino la única alternativa.

Entonces la improvisación y la ausencia de un procedimiento definido llevará al caos para, finalmente, responsabilizar al teletrabajo de una reducción en la productividad y tapar las vergüenzas de una mala planificación.

Apostar por el teletrabajo: contra antes mejor, Photo by Edward Jenner from Pexels

Apostar por el Teletrabajo ¿Miedo al cambio?

Entiendo que reinventarse y cambiar la perspectiva desde la cual se enfoca un negocio que funcionaba hasta la fecha, o que buscar la manera de que una empresa siga rindiendo haciendo las cosas de modo distinto, puede dar cierto vértigo a los empresarios.

Recientemente escribimos un artículo sobre las dificultades de gestionar una crisis, y los pasos a seguir para superarla lo mejor posible. Y es que no estamos ante un escenario idílico sino todo lo contrario. Necesitamos afrontar la situación y no quedarnos de brazos cruzados con los ojos cerrados esperando a que todo pase.

Somos gente de costumbres. Por muy aventureros que seamos, nos sentimos más seguros dentro de nuestra rutina y no nos gustan los cambios (mucho menos cuando estos cambios son forzados).

Sin embargo la sociedad está en continuo movimiento. El mundo progresa, y nosotros con él; sino nos quedamos atrás y perdemos esa ventaja competitiva en favor de aquellos más valientes que se atreven a adoptar el cambio.

Trabajar desde casa para salvar la economía

Promover el teletrabajo y minimizar el contacto innecesario en medio de la pandemia es un acto de responsabilidad por parte de las compañías, pero también una decisión lógica si queremos contar con los trabajadores y evitar que estos enfermen.

Minimizar riesgos es una parte muy importante de la gestión empresarial.

Además diferentes estudios como el de CaixaBank Research, demuestran que teletrabajar aumenta la productividad, y reduce la rotación de la plantilla.

Del mismo modo, los trabajadores deben devolver la confianza depositada demostrando que el teletrabajo les hace más productivos, eso sí, sin que eso suponga jornadas laborales más extensas como está sucediendo en Silicon Valley.

Teletrabajar para parar la segunda ola: contra antes mejor, Photo by cottonbro from Pexels

Teletrabajo para salvar la economía y salvar vidas

Cómo podemos leer en un artículo publicado en el Instituto Mises una economía con una tasa de paro elevada desemboca en un aumento de la tasa de mortalidad. El desempleo es tan mortal como la propia pandemia. Todos hemos de trabajar unidos para que esta situación pase lo antes posible, y con el menor daño posible.

Es momento de que las empresas den un voto de confianza a los trabajadores en un escenario de lo que será la nueva economía, y que los trabajadores devuelvan esa confianza depositada.

Siendo conscientes de la situación y con la colaboración entre compañías y personas nos recuperaremos de la segunda ola, estoy seguro.

Incluso puede que tengamos la oportunidad de lograr una comunión más estrecha entre organizaciones y personas. Donde ya no se diga eso de vives para trabajar, o trabajas para vivir. Que simplemente vivamos, y que trabajemos.


¿Te ha gustado? Invítanos a un Café
Suscríbete para recibir los mejores artículos
Apoya nuestra web donando Bitcoin
ABRIR LAS FRONTERAS A LA INMIGRACION Y AL COMERCIO PARA SALVAR LA ECONOMIA
22 GADGETS PARA TELETRABAJAR (O NO) DESDE DONDE QUIERAS
GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores
¿Es Nio una amenaza para Tesla?
Gestionar una crisis en la empresa y en la vida
10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo
Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

Teletrabajar para parar la segunda ola: contra antes mejor