Peligros de la nueva economía: la desaparición del ahorro

Nos espera un futuro incierto. La nueva economía, la economía colaborativa y lo que Lipovetsky llamaba la sociedad del hiperconsumo nos están llevando a una nueva era. Una era de más oscuros que claros, cortoplacista y sustentada sobre débiles cimientos.

Una nueva era donde los consumidores apenas llegamos a final de mes ni pensamos (o podemos pensar) a largo plazo, donde tenemos acceso a numerosos servicios, y a la vez multitud de pequeños pagos a los que hacer frente y que terminan por reducir al mínimo la capacidad de ahorro, y por tanto de acumular riqueza.

Resulta paradójico que esta generación que llaman del futuro esté tan centrada en el presente y el corto plazo.

¿A qué peligros nos enfrentamos?

Cantidad vs Calidad: La economía de lo efímero

Las cosas se hacían para durar. Seguramente habrás oído esta frase. Posiblemente también te sonará eso de la obsolescencia programada.

Ahora ya no hace falta que las cosas se rompan; nos cansamos rápido de todo. Necesitamos consumir y nuestra vida gira en torno a ello.

Un consumo que no es racional sino experiencial e individualizado. Solo importa el placer que produce comprar una camiseta, y no si necesito esa camiseta o no (y si se rompe no pasa nada, otra).

Pero ¿Qué consecuencias tiene para el consumidor la era del low cost?

Si antes comprábamos un abrigo para toda la vida e incluso pasaba de generación en generación, ahora cada año necesitamos uno nuevo.

Esos recursos que podríamos destinar al ahorro o a o la inversión para aumentar nuestro patrimonio o el de nuestra familia se pierden en comprar y volver a comprar lo mismo una y otra vez con el objetivo de recuperar esa sensación de placer que produce la novedad.

Pronto nos cansamos de todo y necesitamos novedad.

Economía colaborativa: Financiación que nunca se acaba

Gracias a la economía colaborativa podremos vivir bajo un techo, pero no seremos propietarios del mismo. Podremos utilizar un vehículo bajo demanda, pero no tendremos coche.

Un modelo que sin duda es positivo y mucho más eficiente en cuanto al uso de recursos materiales a corto plazo, y que podría dar la sensación de estar aportando mayores libertades al individuo.

Sin embargo, ¿supone esto un ahorro para el individuo? Pagar los plazos de un automóvil o de una hipoteca, por muy largo y tedioso que fuera el proceso llevaba implícita la promesa de una propiedad que aumentaba tu patrimonio.

¿Qué nos queda tras años y años de pagar servicios de economía colaborativa?

Posiblemente alquilar un vehículo por uso tenga un coste menor que pagar una cuota mensual para alcanzar su propiedad, sin embargo… ¿Qué nos queda después de acumular trayectos? ¿Nos darán una rueda? ¿Un neumático tal vez? Nada…

Quizás gracias a eso que nos ahorramos por el pago por uso, podremos ahorrar para invertir y acumular riqueza ¿verdad?… ¿O puede que sea para pagar Netflix?

Peligros de la nueva economía: el ahogo de los consumidores

La Era de la suscripción: De Netflix a La Champions

Siguiendo los pasos de la economía colaborativa, han surgido grandes plataformas que te dan acceso a un mar infinito de posibilidades. Ya no alquilamos una película, las alquilamos todas por un módico precio mensual (y además nos ponen anuncios).

HBO, Netflix, Fútbol, iCloud, Amazon, Apps de pago… Y cada vez habrá más y más servicios bajo suscripción.

Servicios que se esconden bajo un pequeño coste mensual pero que a final de mes pueden llegar a representar una parte importante del salario mensual promedio, y que unidos a las típcas facturas de luz, gas, internet y otros suministros merman una vez más nuestra capacidad de ahorro.

Pequeños servicios que nos ofrecen un disfrute inmediato pero un futuro incierto y vacío.

Reducción de los costes laborales: aumento de la competencia

Sobrecualificados, eso dicen. Sin embargo a pesar de ser una de las generaciones a priori más preparadas resulta difícil encontrar empleo.

Mayor competencia y menores oportunidades derivan en que aquel que esté dispuesto a hacer el mismo trabajo por menos dinero terminará por llevarse el gato al agua. Incluso hoy en día es posible para las empresas acceder a trabajadores ubicados en cualquier lugar del mundo.

Puede que dentro de no mucho competir por un puesto de trabajo con alguien igual de capacitado que tu pero que vive en un país con unos costes de vida inferiores. ¿Cómo lo haremos para justificar ese sobrecoste del fruto de nuestro trabajo?

A esto cabe añadir que la robótica va a sustituir a trabajadores de todos los sectores, y que muchos tendremos que redefinir nuestra carrera profesional y desandar el camino recorrido para empezar de cero.

El poder adquisitivo, la capacidad de enriquecerse o de consumir irán descendiendo hasta equipararse a la baja, y como consecuencia el futuro pasará a un segundo plano.

Peligros de la nueva economía, la economía colaborativa y el hiperconsumo

La Era de los Grandes Cambios

Se trata de una época de transición. De grandes cambios. De un nuevo modelo económico floreciendo y sin definir. Con muchos claroscuros y una gran incertidumbre por delante.

Puede que finalmente nos adaptemos a esta nueva forma de vivir, y que una vez se equilibren los salarios a nivel mundial vuelvan a surgir nuevas oportunidades profesionales que ni si quiera podemos alcanzar a imaginar.

También que la economía colaborativa nos haga reaprovechar esas cosas que otros ya no consideran de su agrado y que antes terminaban en un trastero o en una planta de reciclaje.

O que plataformas digitales, los servicios de suscripción y las propiedades compartidas apaciguen nuestras ansias consumistas y volvamos a un modelo económico más eficiente.

Lo que parece evidente es que en el futuro gran parte de nosotros no habremos acumulado un patrimonio suficiente como para sustentarnos en la última etapa de nuestra vida. Que nos va a tocar remar a contracorriente, y sobre todo, que esta generación futurista no puede olvidarse (por dificil que sea) de algo tan importante como el futuro; nuestro futuro.

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

Peligros de la nueva economía: la desaparición del ahorro

¿Se acerca un “Cisne Negro”?

Justo un año antes de la crisis del 2008 Nassim Taleb publicó su libro “El Cisne Negro”. En él se expone la teoría del Cisne Negro que defiende que un evento inesperado y poco probable puede aparecer y tener un efecto notable sobre la economía y la sociedad.

La situación actual nos lleva rápidamente a preguntarnos ¿Estaremos viviendo un Cisne Negro?

El propio Nassim Taleb, profesor de la Universidad de Nueva York, afirmó en Bloomberg que la pandemia del Coronavirus era algo predecible y que por tanto no podemos afirmar que se tratara de un cisne negro sino de un “Cisne Blanco“.

Sin embargo su propia teoría añade una característica a la Teoría del Cisne Negro que debemos tener en cuenta, y es que ese evento, visto con perspectiva se racionaliza y se le intenta buscar una justificación lógica, es decir, que de la impresión de que era esperable que ocurriera lo inesperado. Quizás aun necesitemos un poco más de perspectiva.

Otros ejemplos de Cisnes Negros son el inicio de la Primera Guerra Mundial, La gripe del 1918, o los atentados del 11 de septiembre. ¿Podían estos eventos en cierto modo verse venir? ¿Cuantos sucesos poco probables nos acechan y son ignorados?

No todo es Coronavirus en este Cisne Negro

En este artículo no quería hablaros de la pandemia. Los más observadores habrán notado que no hablo en pasado sobre el Cisne Negro, sino que anticipo su llegada.

Y es que en la actualidad diferentes eventos podrían hacer que la sombra en la que vivimos no sea más que la del pico del ave.

Igual que en la película de mismo nombre que fue dirigida por Darren Aronofsky y protagonizada por Natalie Portman, el Cisne Blanco podría convertirse en un Cisne Negro.

Principalmente son 3 los factores que, relacionados entre sí o no, acabarían por provocar una nueva crisis similar (sino peor) a la de 2008.

¿Nos acecha la sombra de un cisne negro? Fotografía obtenida en Pexels

Economías debilitadas

No me detendré mucho en este punto por ser el más obvio. El PIB de la mayoría de países ha caído considerablemente. Muchas empresas han tenido que reducir plantillas e incluso cerrar, y los gobiernos de las diferentes naciones han tenido que endeudarse notablemente para poder hacer frente a la pandemia, como podemos leer en Business Insider.

Sin grandes esfuerzos, paciencia y tiempo, las diferentes economías del mundo van a seguir resentidas durante mucho tiempo.

Inestabilidad Política y social

Muchos celebran la victoria de Biden en las elecciones estadounidenses, mientras que otros se resisten a aceptar la derrota de Donald Trump. Los que hoy llaman a las calles ayer apelaban a la ley, mientras que los que ayer salían a protestar hoy se agarran a la democracia.

No se recuerda un Estados Unidos tan dividido.

Mientras tanto, en Europa sucede algo similar. Vemos cómo la Unión se divide en dos bloques ( y no me refiero a norte-sur, que también). Progresistas y Conservadores se distancian entre sí, y cada día las posturas son más irreconciliables y autoritarias.

Una lucha de poder entre dos modos de ver la vida que no dialogan ni buscan puntos en común sino que han olvidado la ética en pro del afán de victoria.

Una política de fanatismo deportivo, donde ya no se defienden ideas sino posturas. No hay debate y tu derrota es mi victoria.

Posturas opuestas que se creen poseedoras de la verdad absoluta; y que poco halagüena es esa verdad.

Y esto no es lo peor. Pensamos que la culpa es de quien nos gobierna, pero no es así.

Lo más preocupantes es el pueblo, los votantes, cada uno de nosotros; hemos olvidado la autocrítica. Somos incapaces de admitir la incapacidad de aquellos que abanderan nuestras ideas. Les hemos consentido la mediocridad y la indecencia, y cada vez el rasero está más bajo: todo justificado por ese afán ciego de victoria que nace de la intolerancia a puntos de vista diferentes.

Un mundo de imposición donde no cabe el raciocinio.

¿Nos acecha la sombra de un cisne negro? Fotografía original obtenida en Pexels

Burbuja puntocom 2.0

Existen demasiadas similitudes entre el escenario de la burbuja de las puntocom vivido en el 2000, y la situación actual. Dicen que la historia siempre se repite, y puede que estemos más cerca de lo que pensamos de vivir una situación similar.

¿Qué sucedió en la primera burbuja puntocom?

Durante 1997 y 2001 muchas empresas vinculadas a internet pasaron de tener fuertes crecimientos a una oleada de quiebras y cierres.

Las empresas puntocom, por aquel entonces, tenían grandes crecimientos por las expectativas de futuro sin acabar de aportar grandes rentabilidades ni beneficios por la creencia de que aportarían grandes beneficios en el futuro.

Este cuento de la lechera financiero llevó a los inversores a introducir enormes cantidades de dinero en estas empresas en una euforia que terminaría de la noche a la mañana.

Las empresas con ideas de negocio innovadoras empezaron a tener competidores con modelos de negocio muy similares, y por tanto, terminaron por canibalizarse la cuota de mercado que aspiraban a monopolizar.

Como ya sabéis, todo esto acabo en el desastre: una venta masiva de acciones y el estallido de una burbuja.

¿Burbuja puntocom 2.0? Fotografía obtenida en Pexels

¿Estamos al borde de una segunda burbuja “puntocom”?

Cuesta decir si la fiebre por esta nueva “Nueva economía” está tocando techo, o por el contrario seguirá aumentando en los próximos meses, pero todo parece apuntar a que ese momento está cerca.

Esa burbuja “puntocom 2.0” podría explotar en cualquier momento.

Por poner un ejemplo del Nasdaq (mercado bursátil donde operan las principales empresas tecnológicas del mundo). Desde finales de 2018 Tesla puede presumir de tener beneficios, pero no lo hacía desde que fue fundada en 2003.

Sorprendentemente a finales de 2019 ni si quiera estaba entre los 10 primeros fabricantes de automóviles a nivel mundial, sin embargo desde julio de este año es el fabricante de automoción más valorado en el mercado bursatil por delante de Toyota (crecimiento más que sorprendente teniendo en cuenta la pandemia y sin considerarla).

Además Tesla ya no está solo. Aparte de marcas tradicionales reinventándose (General Motors, Toyota, Grupo Volkswagen, BMW…) nuevos actores surgen con innovaciones y propuestas tanto o más atractivas, como ya sucediera en la burbuja de las empresas de internet del 2000. Es el caso de Nio, Nikola, Xpeng y otras tantas empresas de vehículos eléctricos que han nacido y nacerán.

No solo es Tesla

A Netflix también le han surgido numerosos rivales (Amazon Prime video, Apple TV+, Disney+… y otros tantos competidores de menor tamaño). Amazon también ve cómo empresas nacionales o más específicas van comiéndole cuota de mercado en el mundo de internet.

Y podríamos seguir… cada vez más bocas y más grandes, pero menos pastel.

A lo anterior hay que sumar que, ante la incertidumbre económica producida por la pandemia, los inversores han buscado empresas que apuesten por el largo plazo (empresas tecnológicas) y esto (unido a las inyecciones monetarias del Fed para evitar caidas fuertes durante la pandemia) ha provocado que la burbuja aumente todavía más, entrando en la actualidad en una etapa de gran incertidumbre agravada por la inestabilidad política estadounidense.

El Nasdaq, una vez más, crece y crece sin parar movido por buenas intenciones más que por resultados objetivos.

De nuevo el escenario se parece demasiado al del cuento de la lechera, y todos sabemos que al final la leche siempre se acaba derramando. ¿Cuánto más soñaremos despiertos antes de que esto suceda?

¿Pasará de largo la sombra del cisne negro?

Quizás sea una segunda ola de la pandemia peor que la primera, explotará la burbuja del Nasdaq, la tensión política aumentará la inestabilidad socioeconómica, o no sabremos reponernos del daño causado por el Coronavirus ¡Quién sabe!

También es posible que nada de lo anterior suceda y que con 2020 dejemos atrás un año oscuro, negro; que 2021 traiga mejores noticias y el cisne sólo fuera blanco al fin y al cabo.

¿Pasará de largo la sombra del cisne negro?

Muy a mi pesar, parece que nos esperan tiempos difíciles y mejor ser conscientes de la realidad para estar prevenidos ante lo que pueda suceder. De todos modos es tan solo mi punto de vista, una opinión que deseo sea erronea.

Solo sé que ojalá no sea negro el cisne, sino yo.

Es posible que esté equivocado, o puede que lo que hoy digo aquí lo sepamos todos pero no queramos aceptarlo ni afrontarlo. Quizás solo sea un golpe de pesimismo por tantos días de incertidumbre, o puede que ahora que el mundo se ha parado todo se vea más claro (o más oscuro, quien sabe).


¿Te ha gustado? Invítanos a un Café
Suscríbete para recibir los mejores artículos
Apoya nuestra web donando Bitcoin
ABRIR LAS FRONTERAS A LA INMIGRACION Y AL COMERCIO PARA SALVAR LA ECONOMIA
22 GADGETS PARA TELETRABAJAR (O NO) DESDE DONDE QUIERAS
GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores
¿Es Nio una amenaza para Tesla?
Gestionar una crisis en la empresa y en la vida
10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo
Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

¿Nos acecha la sombra de un cisne negro?

¿Es XRP (Ripple) la Criptomoneda de los bancos?

Se trata de una de las criptomonedas más importantes del mundo, sin embargo una de las menos populares entre los promotores de las monedas digitales por su vínculo con la banca tradicional entre otras cosas. ¿Quieres conocer qué es XRP y porqué es amada y odiada a partes iguales?

¿Qué es XRP?

Durante mucho tiempo la criptomoneda que hoy se hace llamar XRP se conoció como Ripple. Esto se debe a que fue creada en 2012 por la compañía Ripple Labs.

Sin embargo Ripple pasó a llamarse XRP oficialmente para diferenciar lo que es la criptomoneda de la empresa que la creo; y también para separar a XRP de su plataforma de pagos llamada RippleNet, y que es la gran apuesta de la compañía.

La empresa Ripple Labs tiene como objetivo facilitar las transferencias haciéndolas más fáciles, rápidas y económicas en todo el mundo.

Para ello se sirve de dos instrumentos: su plataforma de pagos RippleNet, y la criptomoneda con la que funciona esta plataforma: XRP.

Mientas que con Bitcoin una transferencia tarda alrededor de 10 minutos y para la Banca tradicional puede llevar días, una transferencia de XRP con la plataforma RippleNet se lleva a cabo en sólo 4 segundos.

¿En qué se diferencia XRP de otras Criptomonedas como el Bitcoin?

Bitcoin y otras criptomonedas pretenden convertirse en un medio de pago como lo puede ser el euro, el dolar, la libra o cualquier otra divisa. Con XRP se busca acelerar los intercambios entre ellas pero no sustituirlas.

Para facilitar estos intercambios sigue el siguiente proceso:

  1. Compra de XRP
  2. Envió de XRP al país destino a través de RippleNet
  3. Intercambio de XRP a la divisa deseada

Con estos 3 sencillos pasos puedes enviar dinero entre fronteras con unos costes muy bajos y ahorrando un sinfín de burocracia en el proceso, y de paso haciendo que su criptodivisa (XRP) sea imprescindible en el proceso.

Otra de las características de XRP es que no se pueden obtener mediante minado y que no se sirven de la tecnología blockchain, pero de esto hablaremos en otro momento. Lo que hace especial a XRP es su finalidad.

¿Es XRP (Ripple) la criptomoneda de los bancos? Foto de Expect Best en Pexels

¿Por qué se conoce cómo la criptomoneda de los bancos?

A diferencia de otras criptomonedas, XRP no pretende ser una amenaza para el sistema financiero mundial sino un aliado.

Es un instrumento del cual se pueden servir las instituciones financieras y los bancos para ofrecer un mejor servicio y adaptarse progresivamente a las nuevas tecnologías.

A principios de 2020 XRP ya colaboraba con casi 40 de los bancos más importantes del sector entre los que se encuentran Bank Of America, BBVA, Banco Santander, Barclays y otras muchas instituciones bancarias de alrededor del mundo.

Si Bitcoin nació para ser una alternativa al sector financiero tradicional, a XRP se le acusa de estar de la mano de las instituciones financieras tradicionales de las que se nos pretendía “librar”. De ahí que muchos promotores de las criptomonedas crean que XRP es el malo de la película.

Otros por el contrario creen que este movimiento ha sido muy inteligente por su parte, y que le espera un gran futuro a XRP.

¿Y tu qué opinas?

Proximamente… Las alternativas más seguras para guardar tus criptomonedas

Monedero Hardware de criptomonedas – Ledger Nano S – V1.4

Monedero Hardware de criptomonedas – D’CENT Biométrico

Monedero Hardware de criptomonedas – Ledger Backup Pack – Nano S + Nano X

Sigue Leyendo:

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

SUSCRIBIRSE

¿Es XRP (Ripple) la Criptomoneda de los bancos?

Destacado

¿Por qué se dice que el Bitcoin es un refugio para tu dinero en periodos de crisis? ¿Realmente lo es?

Antes de la aparición de las monedas digitales, durante periodos de crisis, era costumbre recurrir al oro para mantener el valor del dinero, sin embargo en la actualidad el Bitcoin ha surgido como una posible alternativa al metal amarillo.

Históricamente la incertidumbre ha llevado a los inversores a invertir en oro para no arriesgarse a perder valor durante una recesión.

Cuando las empresas y la economía ofrecen buenas perspectivas, el dinero fluye hacia las compañias más prometedoras, mientras que cuando una crisis se acerca y las empresas se arriesgan a perder dinero o incluso a desaparecer, el dinero fluye hacia el oro.

Pero ¿Por qué el oro? Por las peculiaridades de este metal precioso: no es corrosivo (lo que hace que no pierda valor), está disponible en una cantidad finita (no es susceptible de que alguien cree más), y es lo suficientemente abundante como para poder comerciarlo en todo el mundo.

Estas mismas características comparte el Bitcoin con el oro. Existe una cantidad limitada de esta criptomoneda (21 millones), no se deteriora con el paso del tiempo y es suficientemente abundante como para llevar a cabo intercambios alrededor del planeta.

Foto de Bitcoin de Roger Brown en Pexels

¿Por qué Bitcoin y no otras Criptomonedas?

La aparición del Bitcoin fue consecuencia de la anterior crisis económica. Pretendía ser una alternativa a los mercados de divisas tradicionales, y librarnos de las “pillerías” de los líderes políticos de las diferentes naciones e instituciones.

Al ser un medio de pago descentralizado, no está sometido a la inflación y su valor, a priori, no se vería influenciado por las decisiones que tome un gobierno o institución.

A día de hoy existen muchas alternativas al Bitcoin que ofrecen esta misma ventaja, no obstante, igual que el oro es un metal apreciado por el público, el Bitcoin también lo es. Lo que hace especial al Bitcoin es que fue la primera: es la criptomoneda más codiciada y reconocida a nivel mundial, y eso la hace diferenciarse de las miles de criptomonedas que existen en la actualidad.

Existen otras Criptomonedas como Ethereum del mismo modo que existen otros metales preciosos como la plata. Salvando las distancias y simplificando podría decirse que el oro no es plata, como el Bitcoin no es Ethereum.

Cafetera portátil WACACO Nanopresso (Publicidad)

¿Demasiada volatilidad? ¿Es realmente un refugio en la actualidad?

Lo cierto es que a día de hoy el Bitcoin sigue siendo muy volátil; el oro también lo es, aunque no tanto. No obstante lo que marca la diferencia entre ambos es la naturaleza de esta volatilidad.

Mientras que el oro sigue una evolución contraria a los mercados (contra mejor va la economía, menos se invierte en oro y viceversa), las criptomonedas siguen con frecuencia una evolución similar a la de los mercados y eso hace que considerarlo un refugio, en la actualidad, sea complicado.

El Bitcoin pretende ser muchas cosas (y puede que lo sea algún día), sin embargo hoy en día más que una forma de mantener valor en periodos de recesión económica, es un activo de especulación.

En mi opinión esto se debe a tres motivos:

  • Incertidumbre: De momento el Bitcoin es un conjunto de grandes promesas. Nadie sabe qué puede llegar a ser, o si algún día aparecerá alguna otra criptomoneda con otras características que será más aceptada en el mercado y este desaparecerá. El oro es un metal que podemos conservar físicamente en nuestros dominios y lleva usándose desde hace miles de años, mientras que el Bitcoin todavía no es capaz de transmitir esa seguridad que nos daría guardar un poco de oro “debajo del colchón”.
  • Desconocimiento: Muchos de los que adquieren Bitcoins lo hacen pensando en que son el futuro, y si bien puede que tengan razón lo hacen por los motivos equivocados. Creen que, igual que una compañía tiene una capacidad (potencial) para crear valor de forma ilimitada, el Bitcoin actuará del mismo modo y que su valor crecerá eternamente. Sin embargo el Bitcoin sólo aumenta de valor por su demanda. Es algo así como una “materia prima virtual” y no una startup tecnológica.
  • Avaricia: En la línea de lo anterior, el Bitcoin ha tenido un crecimiento exponencial y ha hecho ganar mucho dinero a inversores que apostaron fuerte por la criptomoneda en el pasado. La gran mayoría de los inversores de Bitcoin en la actualidad buscan tener este rendimiento, y levantarse una buena mañana con un poder adquisitivo mucho mayor. Mientras que este tipo de inversor siga siendo el mayoritario, el Bitcoin nunca se estabilizará ni podrá ser un valor estable, seguro y fiable.

Bitcoin: Presente y Futuro

Se comenta que el Bitcoin es un refugio para tu dinero, y hemos expuesto los motivos por los que esta moneda digital comparte con el oro esas características por las que podrían compararse, pero a día de hoy el Bitcoin todavía tiene mucho más de especulativo que de valor seguro.

A pesar de ello quién sabe si en el futuro esta nueva tecnología acabará siendo todo lo que promete llegar a ser y mucho más. Valoremos esta tecnología por lo que es y no por cuanto cuesta cada uno.

Mientras que algunos expertos consideran que las criptomonedas terminarán por sustituir al dinero tradicional más pronto que tarde, hay otros que creen que esto nunca llegará a suceder. Lo que el Bitcoin es hoy sólo lo sabremos desde la perspectiva de la historia en el futuro.

Sigue Leyendo:

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

¿Por qué se dice que el Bitcoin es un refugio para tu dinero en periodos de crisis? ¿Realmente lo es?

Bienvenidos al Futuro

Despídete de la oficina, ha llegado la hora de Liberarte.


Trabajar desde casa 
(o desde donde queramos) es una realidad. No es una moda ni algo pasajero. Ha venido para quedarse.

undefined

Ya sea a marchas forzadas como consecuencia del Coronavirus, o por la cantidad de nuevos puestos de trabajo que van a aparecer en los próximos años, ir a la oficina pronto será cosa del pasado para una gran mayoría de personas.

Muchos puestos de trabajo no requerirán de nuestra presencia, nos guste o no, y hemos de aprender a sacarle el máximo partido a esta situación.

Más tiempo libre, no más atascos, menos gastos, menos estrés, mayor flexibilidad… Suena bien ¿verdad? Pero ¡cuidado! 

Toda época de cambio puede ofrecer cierta resistencia y alguna que otra dificultad. Posiblemente nos encontraremos ante diferentes retos asociados a trabajar desde casa, y es por eso que estamos aquí: para ayudarte en tu día a día, y que puedas sacarle el máximo partido a tener como oficina el mundo.

Ya seas un emprendedor que lleves tiempo trabajando desde cualquier lugar del planeta haciendo crecer tu empresa o como autónomo, alguien que esté acostumbrado a trabajar desde casa, o que estés empezando a conocer las particularidades de no ir a una oficina, en este espacio encontrarás a tu mejor compañero.

Hablaremos de Productividad. De cómo avanza el Mercado Laboral, y de cómo conciliar la vida personal y familiar sin dejar de lado las responsabilidades profesionales, y sin renunciar a una carrera exitosa o al éxito como empresario.

También estarás a la última en Innovación Empresarial, Tecnología y Finanzas. Te ayudaremos a Emprender, y también a seguir haciendo Crecer tu Negocio.

En definitiva estamos aquí para acompañarte al mañana, y que esta Cuarta Revolución Industrial , te lleve a donde quieras llegar.

¡Bienvenido al futuro!

¡Que tengas un buen día! y si te ha gustado compártelo entre tus contactos. Siempre es un buen momento para Cuidar tu Marca Personal.

También puedes invitarnos a un café y ayudarnos a seguir creciendo:

¡Bienvenido al Futuro! Trabaja con Libertad

SUSCRÍBETE

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Activistas de Wall Street

Durante las últimas semanas hemos visto como ciertos “activistas” se han revelado contra Wall Street izando la bandera de la revolución contra las grandes multinacionales que dominan el panorama económico mundial. Cada vez que la economía mundial se tambalea, el pueblo se intenta revelar contra las élites para cambiar el mundo. Wall Street siempre ha…

¿Próspero? Año 2021

Deseamos que 2021 sea un año próspero para todos. Ya no quedo mucho más que añadir respecto de 2020: un año para olvidar. O para no olvidar y tener muy presentes las lecciones que nos ha dejado de cara a los retos que, seguro, nos deparará el futuro. Han sido muchas las dificultades durante este…

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

iPad mini MacBook Air IPHONE 11
undefined undefined
Publicidad: Pack Teletrabaja