Groenewegen: Cuando el ego destruye el éxito colectivo (y el individual)

Antes de que empieces a leer me gustaría que vieras este video:

Recientemente el ciclista Groenewegen se ha hecho famoso por empujar y mandar al hospital a un compañero que estaba compitiendo junto a él por llegar a la meta en primera posición.

Dejó de competir por ser el mejor para centrarse en destruir a aquellos que podían superarle. Su ego, no sólo acabó por destruir su carrera sino también la de muchos otros compañeros, e incluso ha llegado a poner en peligro la vida de uno de ellos.

Groenewegen en la empresa

En demasiadas ocasiones alabamos el éxito de alguien, y nos olvidamos de los empujones que ha dado a lo largo de su carrera.

¿Cuántas veces nos encontramos con este tipo de actitudes en la empresa y en la vida? ¿Por qué todavía se promueven y toleran (e incluso en ocasiones se veneran) conductas de este tipo?

Cada vez que viéramos a alguien actuar de este modo, deberíamos pensar cuánto talento “ha sido empujado contra la valla”. Cuántos excelentes “ciclistas” se han quedado por el camino por la ambición personal de una persona. Cuántos proyectos se perderán por el camino o no llegarán a dar su máximo potencial por conductas de este estilo.

Más aun, en el mundo de la empresa, me cuesta entender que se tolere que ciertas personas dediquen su tiempo a cerrar el paso de los demás ¿Por qué?

Porque en la empresa todos los “ciclistas” compiten juntos por llegar a una meta común lo más rápido (y mejor) posible. La colaboración y el buen hacer de todos (la optimización de los recursos) es el único camino hacia el éxito de la compañía.

¿De qué le sirve a una empresa que alguien llegue primero, si eso provoca que 5 ni si quieran alcancen la meta?

Hoy se pide la inhabilitación de este ciclista. Pero ¿Cuantos Groenewegen hay todavía en las compañías empujando a sus compañeros?

No confundamos el ego con la ambición personal. Se trata de pedalear más rápido, no de que los demás lo hagan más despacio (o dejen de hacerlo). Si te van a adelantar sólo tienes dos opciones: pedalea más rápido, o deja paso.

Hemos de empezar a valorar más cómo se consiguen las cosas, y no sólo qué se consigue. El camino es tan importante como la meta.

¡Que tengas un buen día y si te ha gustado compártelo!

Groenewegen: Cuando el ego destruye el éxito colectivo (y el individual)

Sobre las Buenas Ideas

Tener una buena idea: si en el Lejano Oeste personas y más personas lo sacrificaban todo en busca de oro, hoy en día son millones los emprendedores que lo apuestan todo por una idea.

Creatividad, Disrupción, Originalidad… siempre le damos vueltas a cómo tener ideas o a cómo llevarlas a cabo: historías de éxito basadas en rutinas exigentes, renuncia y sacrificio.

Pero ¿Todas las ideas valen lo mismo? ¿Qué papel juegan en este proceso las buenas intenciones?

Buenas ideas y buenas intenciones

A finales del siglo XIX empezó una batalla por la invención del aeroplano. Langley y los hermanos Wright pusieron todo su empeño en lograr el éxito en su empresa, pero ambos tomaron caminos distintos y por motivaciones diferentes.

Mientras que Langley, científico de prestigio, contó con ayudas del Gobierno americano y un equipo de expertos ingenieros y pilotos, los hermanos Wright consiguieron ganar la batalla tan sólo con el beneficio que aportaba su tienda de bicicletas.

La diferencia entre ambos es que mientras que Langley quería ser el primero por prestigio profesional, los hermanos Wright estaban movidos por un sueño. Querían cambiar el mundo, soñaban con la idea de poder volar y contribuir a la sociedad.

(Borja Vilaseca nos amplía esta y más historias de lo más interesantes en su libro “Qué harías si no tuvieras miedo”)

Y es que hubo un tiempo en el que algunos científicos y emprendedores creían que tener éxito consistía en que tu proyecto puediera hacer del mundo un lugar mejor.

Artículos relacionados

WaterGen: Creando Agua del Aire

Pese a que para nosotros es normal disponer de agua potable, en muchos lugares del mundo el agua sigue considerándose un bien escaso.

Conoce a la startup que va a cambiar esto para siempre.

Puede que estemos perdido la fe en la humanidad; que como sociedad ya no aspiremos a mejorar. Simplemente nos conformamos con sobrevivir lo mejor que podamos, y mientras podamos; en lo que se diga de nosotros en las redes sociales, y que todo valga.

Así se explicarían tantos casos de corrupción en el mundo, que ya no existan políticos con verdadera vocación ciudadana, y que las empresas actúen de buena fe no por vocación sino como un elemento de marketing más.

Vivimos en una sociedad en la que el mérito de una hazaña se valora en dólares, y no en bienestar, pero me niego a que olvidemos las hazañas de aquellos que un día intentaron cambiar el mundo. Estoy seguro de que todavía hay muchos hermanos Wright que se servirán de las nuevas tecnologías para cambiar el mundo y hacernos volar de nuevo.

Muchos seguimos confiando en que la sociedad volverá a despertar, a perseguir sus sueños y entre todos haremos del mundo un lugar mejor.

¡Que tengas un buen día y si te ha gustado compártelo!

Sobre las Buenas y Malas Ideas

¿Es el Teletrabajo la última frontera de la Globalización?

El mundo está cambiando a toda velocidad.

El teletrabajo hace que no sea necesaria nuestra presencia física en la empresa, pero sus efectos van mucho más allá.

Gracias a la tecnología es posible acceder a ofertas de trabajo de todo el mundo sin moverse de casa; y el mejor talento está al alcance de las compañías, sin importar dónde se encuentre el trabajador.

Teletrabajar nos ha llevado a un punto en el que la promesa de poder viajar a cualquier lugar más rápido cae en saco roto (al menos a nivel profesional). Las distancias físicas son todavía grandes pero, ¿y si ya no necesitamos desplazarnos? ¿Puede afectar al conjunto de la sociedad?

Si podemos optar a posiciones en cualquier lugar del mundo y vivir allá donde queramos ¿Tiene sentido hablar de fronteras? ¿Estamos camino de vivir en un mundo completamente globalizado?

Artículos Relacionados

La tecnología ha ido reduciendo distancias y haciendo las fronteras más y más pequeñas.

¿Es el teletrabajo la última frontera de la globalización?

Vivimos en mundo semiglobalizado

Hace tiempo tuve la oportunidad de leer un libro sobre la globalización que cambió mi perspectiva sobre este asunto.

Creía que la globalización era una realidad y que las fronteras habían desaparecido. Pankaj Ghemawat, con su libro, me convenció de que estaba equivocado. Aun quedaba mucho por delante.

En Mundo 3.0 (cómo se titula su libro) explica detalladamente porqué todavía estamos lejos de poder hablar de un mundo globalizado.

Resumiendo mucho, argumenta que a pesar de que contemos con los medios y la tecnología para estar en contacto con cualquier persona del mundo en segundos, nuestras interacciones son mayoritariamente dentro de nuestras fronteras: hablamos con quien compartimos nuestro día a día.

Nos pone entre otros el ejemplo de las llamadas telefónicas. En este mundo “globalizado” tan sólo un 2% son llamadas internacionales.

Seguramente los datos que aparecían en el libro no estén actualizados y hayan variado (ya han pasado casi 10 años, y el mundo avanza muy rápido), sin embargo el concepto de semiglobalización sigue vigente a fecha de hoy.

La globalización es un proceso. Poco a poco los avances tecnológicos y la interacción entre culturas van limando esas diferencias, pero aun queda mucho camino por recorrer.

¿Será el teletrabajo lo que termine por hacer de la globalización una realidad?

El Teletrabajo y la Globalización

El mercado de trabajo del futuro estará deslocalizado, y ello va a tener efectos transformadores a nivel mundial. Puede que mucho mayores de lo que pensamos.

Uno consecuencia será la de la homogeneización de los salarios a nivel mundial.

Piénsalo bien, si las empresas pueden contratar a cualquier persona, en cualquier lugar del mundo, es lógico pensar que, poco a poco y con el objetivo de reducir costes, se tenderá a contratar a quien mejor haga las cosas por el menor precio posible: en cualquier lugar del mundo.

No pienses que estoy yendo demasiado lejos. Ya existen muchos emprendedores y empresarios que contratan a freelancers en cualquier parte del mundo. Fiverr o Upwork entre otras plataformas online, permiten contratar servicios de profesionales sin importan dónde estén.

Es solo cuestión de tiempo que esta práctica se normalice.

En la otra cara de la moneda, si todo el mundo puede acceder a los mismos puestos de trabajo desde cualquier lugar, es lógico pensar que las personas se mudarán a aquellos lugares en los que puedan tener una mejor calidad de vida.

¿Puede provocar el teletrabajo un éxodo masivo desde grandes ciudades como Nueva York, Londres, o Madrid hacia zonas rurales?

Photo by Roberto Lee Cortes from Pexels

Cómo decía, es razonable pensar que puesto que históricamente la población empezó a concentrarse en las ciudades por la mayor oferta de puestos de trabajo que estas ofrecían, ahora que ya no será necesario vivir en grandes núcleos urbanos, las personas (al menos en parte) volveremos a zonas rurales.

Un indicio de este nuevo escenario es el reciente anuncio de Rastreator en Madrid. Tras la exitosa puesta en marcha del teletrabajo forzado como consecuencia de la pandemia, la empresa ha decidido que el 100% de sus trabajadores podrán desarrollar su trabajo desde donde prefieran de ahora en adelante.

Según dicen, de esta forma podrán acceder al talento de todo el territorio y que sus empleados puedan vivir en poblaciones cercanas a Madrid sin tener que desplazarse todos los días hasta la ciudad.

Artículos Relacionados

Teletrabajo, ciudades y el mundo rural

Si se diera lo mismo en un gran número de empresas, ciudades y mundo rural pueden entrar en un proceso de transformación sin precedentes.

Por un lado las ciudades perderían población. Lo que provocaría que se reduciese la emisión de Co2 al haber menos concentración de personas desplazándose, y que cayera la demanda de vivienda (y por tanto, haciéndola accesible a un mayor número de personas).

En el polo opuesto, las zonas rurales que han ido perdiendo población progresivamente, volverían a estar pobladas. Se crearían nuevos servicios y puestos de trabajo derivados de esta migración, y volverían a ser centro de creación de riqueza y bienestar.

Habrá mucha gente que migrará a zonas rurales por motivos económicos, mientras que otros lo harán para estar más cerca de la naturaleza y en búsqueda de una mayor calidad de vida.

Photo by Christian Heitz from Pexels

Teletrabajar es la mayor revolución para luchar contra la despoblación de las zonas rurales.

Proyectos como Starlink (también está detrás Ellon Musk) prometen llevar conexión a internet a cualquier lugar del mundo mediante una red de más de 1.600 satélites para 2021, por lo que ya no habrá problemas de conectividad en ningún rincón del planeta.

Artículos Relacionados

Te estarás preguntando ¿Qué tiene que ver todo esto con la globalización?

Pues bien, hasta ahora hemos hablado de cómo pueden cambiar las ciudades, y el mundo rural. Ahora imagina este escenario a nivel global. Que puedas ganarte la vida trabajando desde cualquier país.

Ya no importará dónde nazcas, sólo tus preferencias. Si quieres vivir cerca de tu familia, en plena naturaleza, o vivir en áreas con una mayor oferta cultural: será tu decisión.

Quizás elijas dónde vivir y trabajar por el clima, la seguridad, por la honestidad de los políticos que gobiernan un determinado país o, porqué no, porque quieres pagar menos impuestos.

Cada uno decidirá qué prefiere, y seguro que esto termina por hacer del mundo un lugar con las fronteras más diluidas.

Puede que en no mucho tiempo el papel de captar talento no sea exclusivo de las empresas sino compartido con los gobiernos (de esto hablaremos otro día en más detalle).

En definitiva el teletrabajo nos hace más libres. Libres de poder escoger con quién trabajamos, y dónde y cómo vivimos, y en consecuencia que también que exista una menor diferenciación entre las gentes que habitan cada país.

¿Provocará el teletrabajo que hablemos de un mundo Globalizado?

Posiblemente el teletrabajo no sea la última frontera de la globalización. La legislación de los países y la cultura siguen marcando las distancias, pero a pesar de ello las fronteras físicas, podrían estar viviendo sus últimos días (al menos en el mundo laboral).

Este nuevo paso adelante de la globalización, unido a la revolución digital, traerán una nueva era de prosperidad para la humanidad.

Puede que sea dificil verlo con claridad; son demasiados los cambios que estamos viviendo para asimilarlos fácilmente, pero la tecnología y el teletrabajo pueden, sin duda, hacer del mundo un lugar mejor y más unido que nunca.

¿Tu qué opinas? ¿Crees que la globalización está cada vez más cerca?

¡Que tengas un buen día! y si te ha gustado compártelo; siempre es un buen momento para Cuidar tu Marca Personal.

¿Es el Teletrabajo la última frontera de la Globalización?

Si te gusta nuestro trabajo puedes invitarnos a un café

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Destacado

¿Y si en el Futuro Todas las Empresas Desaparecen?

Cuando hablamos de la empresa del futuro nos imaginamos grandes empresas de tecnología, oficinas llenas de pantallas, y acceder a ellas mediante reconocimiento facial, con nuestras gafas de Realidad Aumentada o Realidad Virtual puestas.

Pero, ¿Y si el futuro no se parece en nada a eso?

Imaginamos también un futuro lleno de máquinas que nos hacen los recados, robots en supermercados y manufacturas, y todo tipo de servicios ofrecidos desde la comodidad de nuestro hogar.

Sin embargo por mucho que pensemos, ni si quiera podremos llegar a acercarnos a cómo será lo cotidiano en unos años.

Si la robotización, la automatización y los algoritmos siguen perfeccionándose, aquellos trabajos manuales que en la actualidad requieren de nuestra presencia física desaparecerán, y también factorías e industrias de todo tipo.

¿Y si en el futuro las empresas ya no juegan un papel relevante en la sociedad, y somos los individuos quienes construimos un mañana mejor?

No es el fin del mundo sino todo lo contrario

Aunque pueda parecerlo, no estoy describiéndote un entorno post-apocalíptico; tan sólo un mundo diferente y puede que mejor.

Imagina un mundo en el que la gente se asocie libremente por afinidad para crear nuevos productos y servicios, o mejorar los que ya tenemos.

Que podemos dedicarnos a lo que más nos gusta porque máquinas diseñadas por el ser humano hacen que aquellos trabajos menos vocacionales.

Que es posible contratar “mano de obra” robotizada a nuestra conveniencia para proyectos concretos, y que el capital de trabajo físico esté disponible para cualquiera que trabaje desde su casa.

Que podemos trabajar desde donde queramos en nuestros proyectos, y que nuestras aficiones se convierten en nuestra profesión, y también que es posible pasar más tiempo con quienes más queremos, viajando o lo que consideremos conveniente.

Imagina que el coste de vida sea muy inferior gracias a la tecnología, y que todo el mundo disponga de recursos suficientes para cubrir sus necesidades básicas. Que no hay pobreza ni explotación infantil, y que el hambre y la miseria dejen de ser una preocupación para el ser humano.

Imagina que conocemos hasta el más mínimo detalle de lo que consumimos, y que podemos escoger los productos que sean más responsables con el medio ambiente, con el entorno y que más aporten a la sociedad.

Imagina un mundo donde no se trabaje, sino que cada individuo aporte lo que más le guste y mejor se le dé. Que lo hagamos trabajando desde casa (o desde la cafetería), y que lo hagamos cuando queramos.

Que quedemos para trabajar en nuestro proyectos con las personas que más afinidad tenemos, y no porque nos vincule un contrato.

Imagina Trabajar con Libertad.

Un sueño Posible

De nosotros depende crear el futuro. Nuestras acciones definen en qué nos convertimos, y en que se convierte nuestra sociedad.

Puede que el mundo sea muy diferente el día de mañana. El tiempo siempre termina por sorprendernos y crear realidades inimaginables, cierto. No obstante podemos poner de nuestra parte.

Nuestros antepasados construyeron el mundo en el que hoy vivimos. Somos el legado del esfuerzo de aquellos que estuvieron aquí antes que nosotros, y es nuestra responsabilidad trabajar por un futuro mejor: para nosotros y para los que vendrán después.

Imagina solo una vez más que, trabajando desde casa (o desde donde prefieras), a través de una empresa o de nuestros proyectos personales, podemos cambiar el mundo. Un sueño, si, pero posible.

¡Que tengas un buen día! y si te ha gustado compártelo entre tus contactos. Siempre es un buen momento para Cuidar tu Marca Personal.

También puedes invitarnos a un café y ayudarnos a seguir creciendo:

¿Y si en el Futuro todas las Empresas Desaparecen?

SUSCRÍBETE

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Activistas de Wall Street

Durante las últimas semanas hemos visto como ciertos “activistas” se han revelado contra Wall Street izando la bandera de la revolución contra las grandes multinacionales que dominan el panorama económico mundial. Cada vez que la economía mundial se tambalea, el pueblo se intenta revelar contra las élites para cambiar el mundo. Wall Street siempre ha…

¿Próspero? Año 2021

Deseamos que 2021 sea un año próspero para todos. Ya no quedo mucho más que añadir respecto de 2020: un año para olvidar. O para no olvidar y tener muy presentes las lecciones que nos ha dejado de cara a los retos que, seguro, nos deparará el futuro. Han sido muchas las dificultades durante este…

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

iPad mini MacBook Air IPHONE 11
undefined undefined
Publicidad: Pack Teletrabaja

Bienvenidos al Futuro

Despídete de la oficina, ha llegado la hora de Liberarte.


Trabajar desde casa 
(o desde donde queramos) es una realidad. No es una moda ni algo pasajero. Ha venido para quedarse.

undefined

Ya sea a marchas forzadas como consecuencia del Coronavirus, o por la cantidad de nuevos puestos de trabajo que van a aparecer en los próximos años, ir a la oficina pronto será cosa del pasado para una gran mayoría de personas.

Muchos puestos de trabajo no requerirán de nuestra presencia, nos guste o no, y hemos de aprender a sacarle el máximo partido a esta situación.

Más tiempo libre, no más atascos, menos gastos, menos estrés, mayor flexibilidad… Suena bien ¿verdad? Pero ¡cuidado! 

Toda época de cambio puede ofrecer cierta resistencia y alguna que otra dificultad. Posiblemente nos encontraremos ante diferentes retos asociados a trabajar desde casa, y es por eso que estamos aquí: para ayudarte en tu día a día, y que puedas sacarle el máximo partido a tener como oficina el mundo.

Ya seas un emprendedor que lleves tiempo trabajando desde cualquier lugar del planeta haciendo crecer tu empresa o como autónomo, alguien que esté acostumbrado a trabajar desde casa, o que estés empezando a conocer las particularidades de no ir a una oficina, en este espacio encontrarás a tu mejor compañero.

Hablaremos de Productividad. De cómo avanza el Mercado Laboral, y de cómo conciliar la vida personal y familiar sin dejar de lado las responsabilidades profesionales, y sin renunciar a una carrera exitosa o al éxito como empresario.

También estarás a la última en Innovación Empresarial, Tecnología y Finanzas. Te ayudaremos a Emprender, y también a seguir haciendo Crecer tu Negocio.

En definitiva estamos aquí para acompañarte al mañana, y que esta Cuarta Revolución Industrial , te lleve a donde quieras llegar.

¡Bienvenido al futuro!

¡Que tengas un buen día! y si te ha gustado compártelo entre tus contactos. Siempre es un buen momento para Cuidar tu Marca Personal.

También puedes invitarnos a un café y ayudarnos a seguir creciendo:

¡Bienvenido al Futuro! Trabaja con Libertad

SUSCRÍBETE

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

iPad mini MacBook Air IPHONE 11
undefined undefined
Publicidad: Pack Teletrabaja