Parley for the Oceans, sacando el plástico de los mares y poniéndolo en tus pies

Hay empresas y organizaciones que nacen con un objetivo que va mucho más allá de generar beneficio (económico). Es el caso de Parley. Una organización que se sirve de la economía para cambiar el mundo.

Ellos creen que el consumidor, con sus decisiones, puede moldear la realidad en la que vivimos y fomentar nuevos modelos de negocio alternativos y sostenibles.

Recientemente explicamos cómo a través del consumo cada uno de nosotros tiene la capacidad de hacer del mundo un lugar mejor. Aquí tienes un buen ejemplo de ello: Parley for the Oceans.

Adidas y Parley for the Oceans: la unión perfecta

¿Imaginas que comprar tus próximas zapatillas signifique limpiar los mares y océanos?

Eso mismo pensó la organización Parley for the Oceans cuando decidió proponerle a Adidas confeccionar ropa deportiva con un tejido elaborado con material plástico reciclado de los mares y océanos de nuestro planeta.

Cómo Adidas y Parley for the Oceans transforman plástico en zapatillas deportivas

Según algunos expertos el 90% de las aves marinas han consumido alguna forma de desecho plástico, y en 30 años habrá más plástico que peces si seguimos ensuciando nuestras aguas a este ritmo.

Utilizando este plástico para confeccionar ropa deportiva, Adidas y Parley for the Oceans han evitado que casi 3.000 toneladas de plástico acaben en los mares.

Los colaboradores de Parley se dedican a recoger el plástico de las playas, y Adidas lo transforma hasta que acaba en la camiseta de tu equipo favorito o en tus pies.

Adidas Ultraboost X Parley Mujer

Adidas ZNE BP Parley, Mochila Unisex

Adidas Ultraboost Parley Ltd Hombre

¿Cómo consumir cambia el mundo?

Al generar demanda de los productos fabricados por Adidas y Parley, el plástico que ensucia nuestras aguas (recurso imprescindible para fabricar las zapatillas) pasa a tener un interés económico.

Gracias a esta iniciativa, limpiar la naturaleza se convierte algo rentable y no en un coste: Un gran paso hacia un mundo más sostenible.

El consumidor entiende que esas zapatillas son algo más que unas zapatillas. Son horas de trabajo de voluntarios recogiendo plástico de las playas. Es participar de un agua más limpia. De ahí que lo que era un desecho sin valor se convierta en un producto apreciado por los clientes.

Contra más productos Adidas Parley se fabriquen, menos se producirán con otro tipo de materiales o que llevan a cabo procesos productivos menos sostenibles.

Hacer deporte en tu tiempo libre o ir a la moda, y a la vez contribuir a cuidar del medio ambiente van de la mano gracias a Parley for the Oceans y Adidas.

Sigue Leyendo:

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

SUSCRIBIRSE

Parley for the Oceans, sacando el plástico de los mares y poniéndolo en tus pies

Es posible Cambiar el Mundo: Consumiendo

Cuando consumimos estamos mandándole un mensaje a las empresas sobre qué es lo que queremos que produzcan, pero también sobre cómo queremos que lo hagan.

Cuidar del medio ambiente y limpiar nuestro planeta es una prioridad para muchos de nosotros, pero también lo es que las empresas den un trato justo a los trabajadores, que guarden una cierta ética o que, en definitiva, participen de mejorar la sociedad y el mundo en el que vivimos.

Pero, ¿Qué podemos hacer para cambiar el modo de operar de las empresas? Sean cuales sean tus valores, tienes la opción de promoverlos, defenderlos y de ser fiel a ellos: comprando (y dejando de comprar).

Fotografía compra responsable de Polina Tankilevitch en Pexels

Consumir para cambiar el mundo

Existen organizaciones que han entendido esta nueva realidad a la perfección. Un ejemplo es el caso de Parley for the Oceans que colabora con Adidas con el propósito de servirse de la economía para limpiar los mares y océanos de plásticos.

Consumir de forma responsable es la mejor forma de cambiar el mundo. Si realmente queremos cuidar del planeta, cada vez que escojamos un producto, igual que valoramos su utilidad, calidad y atractivo, hemos de plantearnos si el proceso de producción hace del mundo un lugar mejor.

Si reflexionáramos sobre el efecto que tiene un producto o servicio y nos decantáramos por aquellos que más beneficio aportan al planeta y a la sociedad, acabaríamos forzando a las empresas a priorizar la ética sobre otros aspectos.

Por otro lado ¿Qué derecho tendríamos a quejarnos o a demandar un mundo mejor si cuando en el momento de la decisión final nos tapamos los ojos y adquirimos aquellos productos más baratos o menos éticos?

¿Es suficiente con que yo cambie?

Pensarás que una sola persona no puede cambiar el mundo; que por mucho que tu cambies tus hábitos de consumo si no lo hacen los demás, las empresas seguirán priorizando otros aspectos por delante del cuidado del medio ambiente, del trato que estas empresas tienen con sus trabajadores, o cualquier otra realidad que consideres digna de cambio.

¿Verdad que votamos cada cuatro años con la esperanza de un mundo mejor? Si valoramos un voto cada 4 años, ¿Por qué menospreciar la capacidad de influir en las empresas cada vez que consumimos o dejamos de consumir un producto o servicio? Muchos pequeños esfuerzos pueden convertirse en un gran cambio.

Comprar en Internet de cottonbro en Pexels

No obstante lo esencial es concienciarse, intentarlo y tener presente esa capacidad de cambio que tenemos en nuestras manos cada vez que adquirimos un producto o servicio.

Si queremos un mundo mejor sólo tenemos que mandar un mensaje claro cada vez que consumamos, mantenernos firmes, perseverar y ser fieles a nuestras creencias y valores. Un mundo mejor es posible: consumiendo (bien).

Vota por Cambiar el mundo.

Sigue Leyendo:

GPT-3, La Tecnología que pone en Peligro a los Programadores

¿Es Nio una amenaza para Tesla?

Gestionar una crisis en la empresa y en la vida

10 Empresas de Robótica Que Cambiarán el Mundo

Utiliza un elevador para trabajar de pie y cuidar de tu espalda cuando teletrabajas

SUSCRIBIRSE

Es posible cambiar el mundo: Consumiendo

La McDonalización de la Sociedad (y de la Información)

Hace unos años era impensable encontrarse con errores ortográficos o gramaticales en cualquier publicación relativamente seria. El periodismo era una de las profesiones más respetadas y admiradas, sin embargo hoy en día consumimos información “fast-food”.

Lo más importante en un medio de comunicación es la velocidad y la cantidad de noticias. La calidad y veracidad de la información pasan a un segundo plano. Los titulares son sensacionalistas e incluso a veces no tienen nada que ver con el contenido de la noticia: todo por un clic.

Sorprendentemente acudimos una y otra vez a esos medios de comunicación McDonalizados pero, ¿Por qué?

¿Qué es la McDonalización?

El concepto de la McDonalización fue introducido por George Ritzer en 1996 en su libro “La McDonalización de la sociedad. Según el autor la aparición de los restaurantes de comida rápida McDonald’s aboca a la sociedad a demandar productos eficaces, rápido y que sean previsibles.

La McDonalización de la Sociedad

Lo mismo sucede con los medios de comunicación, donde por la voluntad de conseguir la máxima difusión, se ofrece un producto homogéneo y carente de valor que es repetido por unos y otros hasta la saciedad.

Te pondré un ejemplo (o varios). Te invito a que escojas dos de estos links al azar y que leas su contenido. Ni si quiera el texto es original, y en muchos casos grandes secciones de texto son idénticas.

McDonald’s Restaurant (Photo by Alexandro David from Pexels)

Los medios de comunicación ya no buscan la verdad sino el clic, y para ello se nutren de la satisfacción de sus lectores. Por eso es tan dificil encontrar noticias que puedan contrariar las creencias y la identidad del lector en un determinado medio.

En el periodismo McDonalizado (como en los restaurantes de comida rápida) prima la velocidad. Satisfacer el “hambre” de inmediato. La calidad no es importante: sólo importa que el cliente no quede insatisfecho.

Por eso la verdad es más relativa que nunca; lo esencial es que al terminar la lectura nuestro estómago esté lleno y volvamos cuando tengamos hambre.

Confundimos cantidad con calidad: información poco elaborada que sigue un proceso automatizado desde las fuentes hasta nuestros ojos, y apenas nos paramos a pensar en lo que estamos leyendo porque es lo que esperábamos leer.

La solución a la McDonalización de la información

Puede que en el futuro los medios de comunicación tiendan a especializarse para poder ofrecer información de calidad, y que cada uno sea referencia en un ámbito, o puede que todos los medios de comunicación terminen por ser homogéneos y que ser periodista deje de tener relación con la búsqueda de la verdad y la información.

Lo cierto es que los medios de comunicación vieron cómo se reducía su margen de actuación con la aparición de internet, y los lectores perdieron poder de influencia cuando la información empezó a ser “gratuita”.

Y es que por mucho que se diga no existen servicios gratuitos, solo que puede que sea otro quien los está pagando y por tanto, estás cediendo tu poder de decisión sobre lo que se publica a un tercero.

Las buenas noticias son que en la era del Big Data cada vez que haces clic en un video, en una noticia sensacionalista o visitas una página web, estás mandando un mensaje a las empresas y a los medios de comunicación acerca de qué eso es lo que quieres leer. Por eso es tan importante que demos difusión a artículos que merezcan la pena, y que pasemos de largo aquellas noticias que no aportan valor añadido.

Cuidemos de aquellos pequeños artesanos de la comunicación que todavía se atreven a buscar la verdad y se sirven del periodismo para traernos información de calidad.

De nosotros depende promocionar a aquellos periodistas o difusores de información que creas que más aportan a la sociedad, y cuyo trabajo merezca reconocimiento.

Con cada clic puedes cambiar el mundo. Compartir, dedicar tiempo a comentar o difundir una noticia son la única vía que tenemos de seguir “comprando la información que consumimos”.

¡Que tengas un buen día y si te ha gustado compártelo!

Educación y teletrabajo: la solución para una vuelta a las aulas con garantías

¿Teletrabajar para Salvar el Planeta?

Trabajar desde casa está cambiando nuestras vidas, y también puede cambiar el destino de Nuestro Planeta. El Teletrabajo no solo ofrece ventajas a la hora de conciliar la vida profesional con nuestra vida personal.

Lo que empezó como una medida de flexibilidad en las empresas, como reacción a la pandemia del Coronavirus, o como una forma de vida para muchos emprendedores que trabajan por el mundo, puede ayudarnos a combatir el cambio climático.

Cuando trabajamos desde casa eliminamos una cantidad de Co2 considerable por cada desplazamiento que nos ahorramos, y cada atasco del que no formamos parte.

Es cierto que muchos ya utilizamos el transporte público, la bicicleta, o nos hemos pasado al patinete eléctrico, pero aun así hay casos en los que recurrir a un medio de transporte más amable con el Medio Ambiente no es, ni será una opción a corto plazo.

A pesar de que las alternativas al vehículo tradicional, y la utilización del Trasporte Público (en Estonia incluso es gratuito) son cada vez más populares y de mayor calidad, muchas personas necesitan utilizar su coche para llegar a la oficina.

Cada día millones de personas que entran y salen de trabajar a la misma hora, provocan que en todas las grandes ciudades y en núcleos industriales de alrededor del mundo, se colapsen las carreteras causando, además del cabreo de muchos conductores, una enorme concentración de Co2 en el aire.

Solamente con eliminar las congestiones en hora punta, estaríamos logrando dar un gran paso hacia un planeta más limpio: algo que llegará antes o después cuando trabajar desde casa sea tan común que lo llamemos simplemente trabajar.

¿Tan sencillo?

Sí, pero no. Según podemos leer en más detalle en El Confidencial, no es tan simple. Trabajar desde casa aumenta el consumo individual de cada hogar, y la energía utilizada para, por ejemplo, mantener nuestro hogar fresco en verano o caliente en invierno, puede provenir de fuentes de energía renovables o no renovables, y llegar a no compensar el ahorro de Co2 emitido.

Lo que esto pone de manifiesto no es que el teletrabajo no contribuya a contrarrestar el cambio climático, sino que hay que trabajar en muchos otros frentes.

Uno de ellos es el de la eficiencia energética de nuestros hogares, mejorando el aislamiento e incentivando la construcción de edificios con niveles de eficiencia energética elevados.

Mientras tanto tenemos la opción de optar por la utilización de espacios de trabajo compartidos: los conocidos como espacios de Coworking. O simplemente, podemos ir a nuestra cafetería favorita o, a una biblioteca pública. Lo que tú elijas: es lo que tiene Trabajar con Libertad.

Teletrabajar ahorra recursos evitando desplazamientos, minimizando las concentraciones de vehículos en hora punta, y transformando las distancias más grandes, de kilómetros a clics.

Promover el Teletrabajo es mejorar la calidad de vida de las personas, a la vez que combatimos el Cambio Climático.

Es cierto que el Teletrabajo por sí solo no va a cambiar el mundo. Está en nuestras manos, y en cada uno de nuestros pequeños actos, el poder hacer de este planeta un lugar mejor.

¡Que tengas un buen día! y si te ha gustado compártelo entre tus contactos. Siempre es un buen momento para Cuidar tu Marca Personal.

También puedes invitarnos a un café y ayudarnos a seguir creciendo:

¿Teletrabajar puede salvar el Planeta? Transformemos el Co2 en Clics.

Puntuación: 5 de 5.

SUSCRÍBETE

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Teletrabajar para parar la segunda ola: contra antes mejor

Muchas empresas siguen siendo reticentes a aplicar políticas de teletrabajo. Por algún motivo que me cuesta entender, el presencialismo sigue premiándose por encima de la calidad del trabajo realizado, y las compañías siguen tapándose los ojos ante la pandemia. Como ya sucediera anteriormente (y como suele suceder en nuestro país) se esperará al último momento,…

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

iPad mini MacBook Air IPHONE 11
undefined undefined
Publicidad: Pack Teletrabaja