La Importancia de la Rutina Cuando se Trabaja Desde Casa

El Teletrabajo ofrece multitud de ventajas. Permite conciliar tu vida y adaptar tu rutina a las necesidades de tu vida personal. Te ofrece la comodidad de tu casa, la cafetería o el aire fresco de una terraza en las tardes calurosas de verano.

Sin embargo un exceso de comodidad puede ir diluyendo los buenos hábitos que habíamos adquirido previamente, y que acabemos mal parados. Dejarnos llevar por la pereza o la procrastinación es más tentador, y eso deriva en que la rutina sea imprescindible para aquellos que trabajamos desde casa.

Comodidad no es acomodarse

Lo que antes era una ducha, un desayuno, vestirse y salir a la calle se ha transformado en algunos casos en: despertarse más tarde e ir directos al ordenador café en mano con la esperanza de, poco a poco, ir desperezándose con la lectura de los primeros emails.

Esta actitud nos puede llevar a ser menos productivos e ir perdiendo el interés en nuestro proyectos. Nuestra concentración será menor y el fruto de nuestro esfuerzo también: o requerirás de más tiempo, o tu trabajo perderá calidad.

Debemos seguir empezando nuestros días con energía y conservando los buenos hábitos.

Los más avispados me dirán que escritores como Hemingway o Victor Hugo escribían como Dios les trajo al mundo, y que les fue bastante bien. Sin embargo mientras que el primero lo hacía para sentirse libre, Victor Hugo le pedía a su criado que se llevara todas sus ropas para evitar la tentación de salir de la habitación y perseverar en su escritura.

Ambos tenían ese (digamos…curioso) hábito como parte de su rutina, pero no se debía a que se acomodaron al confort del hogar.

¿La rutina te hace menos creativo?

Todo lo contrario. La rutina crea automatismos, y estos automatismos liberan espacio de tu mente, permitiéndote dedicar más recursos a pensar, facilitando que puedas concentrarte en tus objetivos y que tengas mejores ideas.

Necesitas de hábitos para ser productivo trabajes desde donde trabajes. Es muy dificil ser creativo y poder concentrarte si no establecemos un orden. Sin rutina, cada vez que emprendemos una tarea empezamos a pensar en todo lo que tenemos que hacer y terminamos haciendo “un poco de todo y un mucho de nada”.

Liberar tu mente del caos y delimitar un tiempo y un espacio para trabajar, hace que seamos más productivos.

Tu actitud es tu destino

Nuestro actos definen en qué nos convertimos. Trabajando desde casa nuestra actitud seguirá siendo lo que marque la diferencia, o que caigamos en la mediocridad.

Trabajar desde casa (o desde tu rincón favorito) hace que sea primordial aprovechar cada segundo, así que ya sabes: se flexible, pero establece tu rutina y tu espacio de trabajo. ORGANIZATE.

Improvisar no es teletrabajar, comodidad no es acomodarse, y flexibilidad no es procrastinación.

No dejes que el confort del hogar, o el calor del verano te pare.

Si quieres mejorar tu Productividad trabajando desde tu lugar favorito, te recomiendo el libro de David Allen llamado “Organizate con Eficacia” (más conocido por su título en inglés “Getting Things Done”).

¡Que tengas un buen día! y si te ha gustado compártelo entre tus contactos. Siempre es un buen momento para Cuidar tu Marca Personal.

También puedes invitarnos a un café y ayudarnos a seguir creciendo:

La Importancia de la Rutina Cuando se Trabaja desde Casa

SUSCRÍBETE

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Teletrabajar para parar la segunda ola: contra antes mejor

Muchas empresas siguen siendo reticentes a aplicar políticas de teletrabajo. Por algún motivo que me cuesta entender, el presencialismo sigue premiándose por encima de la calidad del trabajo realizado, y las compañías siguen tapándose los ojos ante la pandemia. Como ya sucediera anteriormente (y como suele suceder en nuestro país) se esperará al último momento,…

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

iPad mini MacBook Air IPHONE 11
undefined undefined
Publicidad: Pack Teletrabaja
Destacado

¿Millonarios que no estudiaron? Conoce porqué esta afirmación es falsa

Seguro que también has oído eso de que para ser millonario (o tener éxito en tu ámbito) no hace falta estudiar. Habrás leído que gran parte de las personalidades más influyentes de la sociedad, y que la lista de Multimillonarios de Forbes, está llena de personalidades que no tienen estudios.

Lamento darte malas noticias, pero te han dicho una verdad a medias.

Te explicaré el caso de Steve Jobs: un personaje controvertido con sus luces y sombras del que se puede aprender mucho de lo que se debe, y de lo que no se debe hacer.

Steve salió de la Universidad de Stanford sin finalizar sus estudios, es cierto, pero durante ese tiempo asistió a todo tipo de clases que él consideraba interesantes y aprendió todo aquello que le atraía. Experimento, estudió y leyó aquello que le llamó la atención a lo largo de su juventud con una curiosidad insaciable.

Ya antes, a la edad de 12 años, había cogido la guía telefónica y buscado el número de teléfono de Bill Hewlett, Fundador de Hewlett-Packard, para preguntarle si le podía proporcionar piezas para fabricar un medidor de frecuencias. Tras esta conversación Bill invitó a Steve a pasar el verano en sus instalaciones, donde vería por primera vez un ordenador.

(Si todavía no has leído su biografía, te la recomiendo. En ella hay mucho que aprender, seas o no seguidor de Steve Jobs)

Otros personajes conocidos en el ámbito de la tecnología como el ahora controvertido Bill Gates, o Mark Zuckerberg también abandonaron sus estudios. No obstante ambos habían hecho méritos académicos anteriormente para acceder a la Universidad de Harvard.

Además el Fundador de Microsoft, Bill Gates, es reconocido como ávido lector y no duda en recomendar libros a sus seguidores en redes con bastante frecuencia. Se dice que tanto Bill Gates como Mark Zuckerberg leen unos 50 libros al año.

Y podríamos seguir con todos y cada uno de los personajes de éxito que conocemos. El conocimiento y el esfuerzo son la base del éxito, y quien te diga o te haga entender lo contrario te está engañando.

Es posible que tener estudios no te lleve a ninguna parte. Lo importante es aprender: en la universidad, en Google, en Youtube o donde tu prefieras. Ya sea de la experiencia, de los demás o de los libros, pero aprender.

Estudiar de qué manera otros hicieron lo que tu pretendes. Estudiar a la competencia, a tu entorno, y estar a la última en todo lo que tenga relevancia para aquello a lo que te dediques o quieras dedicarte.

Nadie te va a regalar nada sin esfuerzo. Usaint Bolt, Simone Biles o Michael Phelps no batieron records sin estudiar a sus rivales, sin estudiarse a sí mismos o sin entrenar, y en tu caso, tampoco será así.

La buena noticia

La buena noticia es que está en tus manos pelear por aquello a lo que aspiras. Cada nuevo conocimiento que incorporas es una nueva forma de enfocar la realidad, es una nueva herramienta o como si pulieras las que ya tienes. Con cada letra amplías tus horizontes.

Estudia, aprende, prueba… Lo único que puedes dar por cierto es que quedándote donde estás y haciendo lo mismo una y otra vez, sin trabajo “duro” (intenso) y esfuerzo (continuado), no conseguirás nada más allá de lo que te pueda aportar un golpe de suerte, y si estás aquí seguramente no te haya ido muy bien todavía con la diosa fortuna.

Así que ya sabes, si quieres conseguir lo que te propones, sólo tienes un camino: estudia y sigue afilando tus conocimientos para ser cada vez más y más efectivo.

Busca en Google aquello que quieras aprender, lee todo lo que puedas, aprende lo que otros enseñan en Youtube, o síguenos para seguir conociendo cómo progresar trabajando desde casa (o desde la playa), pero nunca nunca te pares.

¡Que tengas un buen día! y si te ha gustado compártelo entre tus contactos. Siempre es un buen momento para Cuidar tu Marca Personal.

También puedes invitarnos a un café y ayudarnos a seguir creciendo:

¿Millonarios que no estudiaron? Conoce porqué esta afirmación es falsa

*Ah! y si te han entrado ganas de leer, puedes acceder a más de 1 millón de libros con los que seguir creciendo en Kindle Unlimited haciendo clic en el libro 📖

SUSCRÍBETE

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Abrir las fronteras a la inmigración y al comercio para salvar la economía

En épocas de incertidumbre la inmigración es vista como el gran enemigo del empleo y la prosperidad, sin embargo abrir las fronteras puede salvar nuestra economía. A pesar de lo que podríamos pensar, la llegada de inmigrantes no tiene porque suponer que los salarios bajen por una mayor competencia, o que las oportunidades laborales sean…

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

iPad mini MacBook Air IPHONE 11
undefined undefined
Publicidad: Pack Teletrabaja